Marchan contra matrimonios gay y el aborto en Veracruz

En al menos ocho ciudades hubo movilizaciones en defensa de la familia para exigir al Congreso no ratificar el fallo de la SCJN que autoriza los matrimonios gay.
Con marchas en al menos ocho ciudades de la entidad, ciudadanos y católicos veracruzanos se movilizaron en defensa de la vida.
Con marchas en al menos ocho ciudades de la entidad, ciudadanos y católicos veracruzanos se movilizaron en defensa de la vida. (Isabel Zamudio)

Veracruz

Con marchas en al menos ocho ciudades de la entidad, ciudadanos y católicos llamaron al Congreso local y al Gobierno estatal a no ratificar el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre el matrimonio de personas del mismo sexo, ni la despenalización del aborto.

Desde la mañana, las movilizaciones "en defensa de la vida" iniciaron en Altotonga al norte del estado y en Orizaba, la región montañosa central, y por la tarde se realizaron en Xalapa, Coatzacoalcos, Poza Rica y Veracruz.

En Orizaba la marcha reunió a cerca de dos mil habitantes de la región montañosa, quienes desde las 10:00 de la mañana se concentraron frente al antiguo Asilo Mier y Pesado.

Portando pancartas y playeras con leyendas contra la despenalización del aborto, del matrimonio entre parejas del mismo sexo y en defensa de la familia como institución y célula de la sociedad, repudiaron el fallo de la Suprema Corte de la Nación sobre la definición y propósito del matrimonio.

En Altotonga la concentración en defensa de la vida reunió a más de mil personas que demandaron rescatar los valores y respetar el origen del matrimonio que es la unión de un hombre y una mujer.

La caminata inicio en la Iglesia de Santiago Apóstol y llegó al templo de María Magdalena, en donde exigieron al Gobierno de Veracruz y al Congreso local no ratificar el fallo de la Corte Suprema del país.

Avalar la unión de parejas del mismo sexo como un matrimonio va contra la naturaleza y contra lo que dictan las sagradas escrituras, expresaron.

El párroco Rafael López Amorós, expresó que piden a los gobernantes no perder de vista que "el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer como Dios mandó".

Aseguró respetar a los homosexuales como individuos y afirmó que no están contra de ellos, los aceptan como pecadores, como todos lo somos.

Previo a las manifestaciones, han sido recolectadas miles de firmas "a favor de la vida" que harán llegar al Congreso local para que se proteja la vida desde la concepción y no se legalicen los matrimonios entre parejas del mismo sexo.