Vandalizan calles de Oaxaca

Miembros del Frente Popular Revolucionario se encargaron de pintarrajear edificios públicos para exigir al gobierno estatal que regularice las concesiones de transporte

Miembros de la organización denominada Frente Popular Revolucionario (FPR), realizó acciones de vandalismo y pintarrajeo en diversas dependencias estatales y la sede del Palacio de Gobierno de Oaxaca, para exigir la regularización de concesiones de transporte y la liberación de recursos para obras sociales y productivas.

Los inconformes iniciaron con una marcha que partió del crucero de la Experimental, en la carretera Oaxaca-Puerto Escondido, avanzado lentamente hasta la zona del centro histórico donde realizaron un mitin.

En el contingente de la FPR, varios manifestantes portaban machetes, iban cubiertos del rostro, y se encargaron de golpear las puertas y pintarrajear con aerosol las fachadas de diferentes dependencias estatales.

En la sede de la Secretaría de Transporte y Vialidad (Setravi), además de generar disturbios, realizaron pintas lanzando consignas contra el titular de la dependencia José Antonio Estefan Garfías.

Mientras que en la zona del centro histórico en el Zócalo además de machar las paredes del Palacio de Gobierno con pintura roja cometieron daños en las jardineras y cerraron los accesos y salidas del inmueble, dejando encerrados al personal de confianza, sindicalizado y funcionarios estatales.

Para exigir la atención de sus peticiones, también los manifestantes golpearon y patearon de forma violenta las puertas del edificio que fueron reforzadas por tubos de metal por parte del cuerpo de seguridad interno del edificio.

El líder de la organización, Macario Otalo Padilla, afirmó que la protesta fue pacífica y se deslindó de los actos indebidos y fuera de la ley cometido por gente que venía en la marcha, advirtiendo que se trató de gente infiltrada.

Demandó una mesa de negociación con el gobernador Gabino Cué y con el secretario general de Gobierno, Alfonso Gómez Sandoval, para pedir que sus unidades sean certificadas por la Secretaría de Vialidad y Transporte para que puedan circular de manera normal.