SLP busca regular las manifestaciones

Contempla multas económicas y prisión de hasta 72 horas a quienes afecten a terceras personas durante una manifestación o en su caso dañen propiedad privada o edificios públicos. 

San Luis Potosí

El Congreso del Estado dio entrada a una iniciativa de ley mediante la cual se pretende regular las manifestaciones de protesta en la vía pública. La iniciativa es obra del diputado del Partido Acción Nacional, Alejandro Lozano González.

Se trata de la Ley de Manifestaciones Públicas, Libertad de Tránsito y Derechos de Terceros del Estado de San Luis Potosí. Este jueves en sesión ordinaria se le da entrada para ser enviada a comisiones para su revisión.

Esta es una síntesis de la exposición de motivos de la iniciativa en la que se considera por ejemplo, que comete delito quien se manifiesta con el rostro cubierto. Destaca además que es necesario avisar con 24 horas de anticipación a la autoridad sobre la manifestación que se realizará, sus recorridos y participantes.

También contempla multas económicas y prisión de hasta 72 horas a quienes afecten a terceras personas durante una manifestación o en su caso dañen propiedad privada o edificios públicos.

Propone la prohibición a que los manifestantes lleven a sus protestas a menores de edad y que durante marchas o plantones no se agrega con lenguaje insultante a las autoridades de gobierno.

Esta nueva Ley pretende garantizar de forma efectiva el derecho de los potosinos y sus distintas colectividades a manifestar su crítica o exigencia social a las autoridades. No tiene mayor pretensión que dar orden a las manifestaciones a fin de no entorpecer el tráfico que en ciudades como la capital del estado o Soledad de Graciano Sánchez tiene horarios y rutas francamente caóticas en distintos momentos del día.

Por otra parte, establece obligaciones muy claras a las autoridades para garantizar que ese derecho no implique situaciones de riesgo o vulnerabilidad para quienes los ejercen. Al constreñir a las instituciones públicas a proteger a los grupos de manifestantes, respetar sus derechos humanos, contar con un observador del organismo protector de los mismos para que supervise la realización de las manifestaciones, impedir agresiones o provocaciones con otros ciudadanos que sean afectados indirectos, y en suma, contar con un orden que solo puede beneficiar a todos.

Además, la nueva legislación reglamenta de forma más específica la reforma del artículo 5º. De la Ley de Tránsito del Estado, aprobada en esta Legislatura,  respecto de la forma en que los colectivos pueden avisar a las autoridades competentes las marchas o manifestaciones que desean realizar a fin de que la autoridad organice rutas de tránsito alternativas para los ciudadanos y prevea contingencias que por causa de fuerza mayor puedan poner en riesgo la seguridad de las personas.

En esta Ley se garantiza el derecho de las personas a entrar a sus centros de trabajo, escuelas, comercios o a entidades gubernamentales sin menoscabo de que las personas deseen manifestarse a las afueras de esos lugares. También se protege el adecuado funcionamiento de los vehículos de emergencia para atender emergencias médicas, incendios, o cualquiera de protección civil, puesto que la preservación vida de las personas no puede estar condicionada al surgimiento de protestas, por más legítimas que estas sean. Para que concilien los derechos de quienes se manifiestan y quienes deben transitar libremente, la nueva legislación garantiza plenamente el derecho de libre manifestación pero prohíbe el bloqueo de vialidades de tránsito.

En esta nueva norma, se obliga a las corporaciones de seguridad pública a capacitar a sus agentes en protocolos sobre el uso legítimo de la fuerza y a los ciudadanos en general sobre desarrollo de manifestaciones y educación vial. Si se realizan de forma pacífica y con un objeto lícito, nadie tiene derecho a impedir el derecho de manifestación pública.

Por otra parte, se hacen explicitas algunas obligaciones para los manifestantes que ya están dispuestas en la Constitución Federal y en el Código Penal del Estado como no ejercer violencia, no cometer daños en las cosas, no discriminar con pretexto de la libre expresión por razones de ninguna índole, no cometer ultraje a las instituciones públicas, y como elementos novedosos, no manifestarse con el rostro cubierto a fin de prevenir la comisión de actos vandálicos o delictivos, y que los adultos manifestantes procuren utilizar a niñas y niños que no comprenden el alcance de los eventos en los que se encuentran y que al hacerlo dejan de asistir a la escuela y los colocan en una situación de riesgo innecesaria.

Finalmente, la Ley incluye un capítulo de sanciones que incluyen multas o arrestos, para quienes infrinjan la norma y de responsabilidades para los servidores públicos que incumplan las obligaciones que les encomienda la nueva Ley en los términos de la legislación aplicable.