Marchan en Guerrero contra Ley General de Aguas

Cerca de cien habitantes de Chilpancingo acusaron que la iniciativa federal es privatizadora y contraviene el artículo cuarto de la Constitución.
La discusión de la Ley General de Aguas se pospuso debido a las posiciones a favor y en contra del dictamen que se pretendía aprobar. Conoce las distintas opiniones al respecto.
En las protestas se emitieron mensajes en contra de la iniciativa presentada el 5 de marzo en la que se restringe el derecho humano al agua. (Cuartoscuro)

Chilpancingo

Habitantes de Chilpancingo marcharon para solicitar que se eche abajo una iniciativa del gobierno federal que aseguran, privatiza el servicio de abasto de agua potable.

La protesta de los habitantes de la capital de Guerrero partió del teatro hundido de la alameda Granados Maldonado y participaron por lo menos cien personas.

Rosa Isela Méndez Bahena, promotora de la movilización, dio a conocer que este 22 de marzo hubo un despliegue de campesinos, indígenas, investigadores y dirigentes naturales que realizaron diferentes acciones en contra de la Comisión Nacional del Agua (CNA).

En las protestas se emitieron mensajes en contra de la iniciativa presentada el 5 de marzo en la que se restringe el derecho humano al agua.

Señalaron que desde su creación, la CNA se ha manejado de manera arbitraria asumiendo actitudes que lesionan a la población y no la favorecen, de ahí que haya una gran inconformidad por la iniciativa que contraviene al artículo cuarto de la Constitución.

En estos momentos, de acuerdo a los documentos leídos la mañana del domingo, hay en todo el país una crisis hídrica, lo que impide que la población tenga acceso al vital líquido de manera igualitaria.

Méndez Bahena sostuvo que la CNA pretende asumir un control centralista y absoluto del agua en el país, de tal manera que se coloca al margen de los lineamientos internacionales, que sostienen que es a través de la gobernanza del líquido como se puede asegurar al agua como un derecho humano, con acceso suficiente; saludable, aceptable y asequible.

En ese contexto, señaló que la CNA incurre en una violación grave a los derechos de los pueblos, al pretender imponer una iniciativa que solo favorece a los grandes inversionistas del agua, la energía y minería.

Aunque la protesta de este domingo no reunió más de cien personas, Rosa Isela Méndez sostuvo que se trató solo de la primera de varias acciones encaminadas a generar conciencia respecto a la gravedad de la propuesta que actualmente está en el Congreso de la Unión, la cual debe echarse abajo para no generar un conflicto social mayor.