Marchan estudiantes de medicina en Oaxaca

Los inconformes instalaron altares en honor a la memoria de los dos estudiantes, que fallecieron tras un accidente automovilístico. 

Oaxaca

Estudiantes de la facultad de Medicina y Cirugía de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, realizaron una marcha callejera para exigir justicia por la muerte de sus compañeros Jehú Robles y Daniel Celaya Rivera, quienes fueron víctimas de un accidente vial provocado por Alejandro Arturo Varela Alavés, hijo del  Presidente del Colegio de Arquitectos de Oaxaca, Juvenal Varela, quien impacto su automóvil de lujo contra un taxi  local tras conducir en estado de ebriedad.

Los inconformes también instalaron altares en honor a la memoria de los dos estudiantes, lo mismos en el patio central de su escuela que frente a la sede del Palacio de Gobierno, donde celebraron un mitin.

La protestas fue encabezada por el director de la Facultad Miguel Reyes Franco, quien resaltó que la marcha fue pacífica y solo fue para demostrar la tristeza y el dolor que sufre la comunidad universitaria por la muerte de sus compañeros y la exigencia de justicia para que no permee la impunidad en torno al responsable del accidente.

Reyes Franco urgió además del cese del  agente del ministerio público involucrado en la integración errónea de la averiguación previa, el despido del perito legista que impidió la prueba de alcalemia al involucrado y la destitución del director de averiguaciones previas de la PGJO quien ha impedido la actuación eficaz de la justicia en el caso.

Dijo que además se ha solicitado al  gobierno estatal una indemnización para cubrir los gastos funerarios de ambas víctimas.

En tanto el procurador de Justicia  Héctor Joaquín Carrillo Ruiz, anunció que ya se ordeno el cese de su cargo al agente del Ministerio Público que inició la averiguación previa con relación al accidente y el deceso de los dos estudiantes y se revisa la situación jurídica de mas funcionarios estatales involucrados.

Indicó que se ha ordenado reabrir el expediente y no descarto que se vuelva a girar orden de captura contra el implicado, quien goza de la libertad caucional, luego de haber pagado una fianza de 800 mil pesos.