Marchan a favor de matrimonios gay en Veracruz

Integrantes de la comunidad Lésbico Gay de todo el estado pidieron un Veracruz sin discriminación, de equidad y respeto.

Veracruz

Con la participación de integrantes de la comunidad Lésbico Gay de todo el estado, este sábado se realizó la quinta marcha LGBTI para demandar un Veracruz sin discriminación, de equidad y respeto.

A la marcha, que partió desde el entronque de los bulevares Manuel Ávila Camacho y Adolfo Ruiz Cortines en Boca del Río, hasta la Plaza del Magisterio asistieron miembros de organizaciones de los municipios de Coatzacoalcos, Orizaba, Xalapa, Alvarado, San Andrés Tuxtla, Cosamaloapan, Lerdo de Tejada, Veracruz y Boca del Río, quienes se pronunciaron porque en la entidad veracruzana se apruebe el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Flipy Morales, de la organización Por un Veracruz sin discriminación, celebró que la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinara que es inconstitucional que los Códigos Civiles de los estados establezcan que el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer y su fin es la procreación.

La determinación de la Corte es aplicable a todo el país, por lo que esperan que la propuesta que desde hace tiempo mantienen, se apruebe de una vez por todas en el Congreso local.

Transexuales, homosexuales, bisexuales, intersexuales luchan por el derecho que tiene y disfruta la población heterosexual de poder casarse. Lamentó la postura de la Iglesia católica veracruzana de calificar de aberrante el matrimonio gay; "por este tipo de situaciones se sufren más discriminación y rechazo" hacia la comunidad gay de parte de la ciudadanía.

"Todos somos hijos de Dios y se nos tiene que dar ese derecho", insistió.

Dijo que demandan el matrimonio igualitario y aunque se han dado los primeros pasos, falta mucho por hacer en Veracruz.

Los asistentes desfilaron a pie y sobre vehículos automotores y carros de carnaval adornados con los colores de la bandera de la comunidad.

Con banderas multicolores, globos, pancartas hombres y mujeres de la comunidad LGBTI recordaron que la procreación no es el único propósito del matrimonio y no cederán en su intento por poder casarse sin tener que recurrir a los amparos.