Con misa y marcha evocan dos años del caso Ayotzinapa

La mamá del alumno muerto Gabriel Echeverría de Jesús, lamentó que no haya ningún detenido por este asunto. Empleados de la gasolinera Eva II recordaron en silencio a  Gonzalo Miguel Rivas Cámara.

Chilpancingo

Con una misa en el punto conocido como el Parador del Marqués y una marcha que de la Autopista del Sol avanzó hacia el centro de la ciudad, estudiantes, padres de familia y organizaciones sociales conmemoraron dos años del desalojo que provocó el asesinato de los estudiantes Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús.

A pocos metros de la ceremonia y mitin, los trabajadores de la gasolinera Eva II recordaron en silencio a su compañero Gonzalo Miguel Rivas Cámara, el ingeniero en informática que murió a consecuencia de la explosión de una garrafa abandonada en la parte alta de una bomba despachadora.

Rivas Cámara intentó sofocar el incendio que provocaron dos personas que la mañana del 11 de diciembre de 2012 vestían playeras rojas con letras negras, mismas que a decir de los testigos tenían el nombre de Ayotzinapa, corrieron en dirección a la Policía Federal (PF) y nadie los detuvo.

Desde las 11:30 de la mañana, los estudiantes de la Normal Rural llegaron hasta el punto en donde se registró el desalojo, realizaron una misa que en esta ocasión no fue oficiada por un sacerdote, sino por una pareja de laicos que tienen el visto bueno de la Diócesis Chilpancingo Chilapa.

En sus mensajes, los representantes de la iglesia pidieron por la resignación para los padres y hermanos de los jóvenes caídos, clamaron por la paz en la entidad y compartieron el reclamo de justicia que prevaleció entre la concurrencia.

Tras la misa hubo una ronda de intervenciones en las que se escuchó a la señora Amadea de Jesús Tolentino, madre del estudiante Gabriel Echeverría de Jesús, quien lamentó que a dos años de distancia no haya ningún detenido por el caso, pues los policías ministeriales; Rey David Cortés e Ismael Matadama Salinas recuperaron su libertad a pesar de que eran señalados como autores materiales de los dos jóvenes.

Jorge Herrera Suárez, padre de Alexis Herrera Pino llamó a la población a despertar para contener la serie de asesinatos cometidos al amparo del poder público.

También participó Abel Barrera Hernández, director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña (CDHM), quien lamentó que los tres niveles de gobierno manden mensajes que apuntan hacia la impunidad en el caso, por eso llamó a no dejar el camino de la movilización social, pues de lo contrario el clamor de justicia será solo un sueño.

Marco Antonio Suastegui Muñoz, vocero del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Parota (CECOP) recordó que desde que se conoció el saldo del desalojo del 2011, dicha organización condenó la acción de las policías y les cerró el paso hacia sus zonas de influencia.

"Nosotros venimos a decirle a los padres que al igual que ellos, en los pueblos opositores a la parota lloramos por la forma en que se mató a estos muchachos, también le declaramos la guerra al gobierno y estamos con ustedes hasta el final", dijo el dirigente.

Después del mitin hubo una marcha que de la salida sur de la ciudad caminó hacia la plaza central Primer Congreso de Anáhuac, en el arranque de la misma los responsables de logística detectaron a un Policía Ministerial infiltrado en al protesta.

Le encontraron una cámara con las fotografías de cara de todos los dirigentes de la sociedad de alumnos, tras someterlo obligaron a borrar todas las imágenes de la memoria.

Aunque hubo un ligero jaloneo las cosas no pasaron a mayores, por lo que la marcha caminó hasta llegar al zócalo sin complicaciones, salvo un caos vial generado en todas las avenidas que recorrieron.