“El 'mar de fondo' fue peor que ‘Ingrid’ o ‘Manuel’”

Habitantes de Coyuca de Benítez y Playa Azul perdieron sus casas por el fenómeno ocurrido desde el viernes; las autoridades prevén termine el miércoles.

Ciudad de México

El fenómeno 'mar de fondo', que afecta a Guerrero desde el viernes pasado, ha dejado grandes daños económicos en dos de sus municipios: Playa Azul y Coyuca de Benítez.

Restaurantes y hoteles que estaban al pie de la playa quedaron llenos de arena debido a la entrada del mar.

Milenio platicó con el dueño de un restaurante, un empleado y una cocinera, los dos últimos también damnificados porque perdieron sus bienes.

El gobierno cree que con 10 mil pesos rehacemos nuestros locales

“Contra la naturaleza no podemos hacer nada, pero nos sentimos impotentes de ver cómo nuestro patrimonio se está destruyendo”, dijo Manuel Salvador Gómez, propietario del restaurante y hotel Nautilus, que se ubica en Playa Azul, Guerrero, el cual sufrió graves afectaciones por el ‘mar de fondo’

“Nunca nos había tocado algo parecido en la zona de playas, ‘Manuel’ pasó en las comunidades pequeñas, en esa ocasión se salió el río y hoy nos tocó del lado de la playa”.

En entrevista con Milenio, el empresario reconoció que ha sido “triste” ver cómo el patrimonio de años se fue en cuestión de horas.

“Tenemos que pedir ayuda del gobierno, porque desafortunadamente se han dado muchos fenómenos naturales. Viene el gobierno a ofrecernos unas migajas de apoyo, cuando para nosotros una cabaña tiene un valor de 30 mil pesos y nos dan un apoyo de 10 mil, es triste”.

Manuel Salvador dijo las afectaciones a su negocio ascienden a más de 100 mil pesos, porque se tratan de dos cabañas, más otros cuartos que el agua arrastró los colchones.

“Se dice fácil, pero si vamos sacando el valor de lo que se llevó el agua, que se rompió es mucho dinero. El hecho de que no sacamos el mobiliario porque pensábamos que no iba a ser así de fuerte, trajo como consecuencia que el 50 por ciento quedara inservible. Las olas no me tiraron muchos cuartos, solo fueron dos cabañas. Sin embargo, al ver las casas en el pueblo,  que son de palma o arenque, pues creo que no me fue tan mal”.

Manuel Salvador detalló que del mar a su negocio, y a los otros 35 restaurantes de la zona, hay una distancia de 100 metros, misma que el mar destruyó.

“La ola prácticamente pegaba en los locales, estamos justo enfrente. Hoy ya sólo hay una distancia de 50 metros o menos, por toda la arena que sigue entrando”.

Es peor el 'mar de fondo' que un huracán

Ingrid o Manuel no fueron nada, hoy es un desastre aquí, porque hace más de un año fue la lluvia, la laguna se desbordó y sólo inundó, pero el mar entra y trae la arena, se lleva todo a su paso y nos deja las casas con la arena y para sacarla, para limpiar”, dijo León Fernando, en entrevista con Milenio.

Casado y con un hijo, vio su patrimonio afectado, además de que la mayoría de las casas del lugar se encuentran enterradas por la arena.

“La Marina la tuvo que sacar de sus casas a la gente porque el mar se pasó hasta la laguna. Desbarató muebles, aparatos. El mar acabó con todo”

“Mi casa está llena de arena por dentro y por fuera. Pero tenemos que sacar todo para poder recuperar mis cosas. Ahorita la policía estatal y municipal, nos están apoyando. El gobernador (Rogelio Ortega) no estuvo ni media hora, no nos dio nada de esperanzas”.

Agregó que por el momento no pueden comenzar hacer su limpieza debido a que el mar sigue entrando en la zona.

“Ahorita no podemos hacer nada porque el mar sigue entrando, hay muchos lesionados que han querido empezar hacer limpieza pero llega el agua y nos avienta con todo y todo”.

León Fernando dijo que la población del Carrizal, que se encuentra pegada a Coyuca de Benítez, los está apoyando porque la iglesia del lugar se habilitó como un albergue.

“Ellos (los de Carrizal) nos prestaron la iglesia del pueblo y ahí estamos nosotros ahorita. Ellos se cooperan y nos echan la mano para darnos los alimentos, o despensas de otros lados, pero el gobierno no nos ha dado nada”.

León Fernando trabaja en un restaurante que también tiene hotel, ahí el mar destruyó dos cabañas y la entrada al restaurante tiene arena de más de 50 centímetros de altura.

“El mar destruyó dos cabañas, la alberca está llena de arena, los muebles se destruyeron, como podemos estamos limpiando todo, porque hay mucha arena por todos lados”.


¿Y ahora qué voy hacer?

La señora Ana, cocinera de lugar, por el momento se quedó sin trabajo, debido a que el restaurante ahorita quedó dañado.

“Pues ahorita no sé que voy hacer, estoy limpiando mi casa, pero necesito un ingreso para vivir”.

Ana, tiene más de 50 años, reconoce que irse a la zona hotelera de Acapulco o Barra Vieja, significa un gasto extra.

“Se imagina, tener que viajar para poder trabajar, se me va a ir el dinero en el transporte”.

Hasta el momento, Ana no ha tenido el apoyo del gobierno estatal, y menos del presidente municipal.

“Pues aquí, ayer vinieron las autoridades a darse una vuelta, cuando le dijimos todo lo que necesitábamos dijeron sí, la ayuda va a llegar, pero no dijeron cuando, así que tendremos que esperar.

El Servicio de Meteorológico Nacional informó que el fenómeno conocido como mar de fondo, permanecerá por tres días más afectando el litoral del Pacífico, desde Chiapas hasta Baja California Sur, por ello,  la Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación emitió una alerta.

Según los datos recabados por Protección Civil del estado, 218 viviendas presentan daños así como y 198 restaurantes.