Normalistas toman caseta en la autopista Oaxaca-México

Reiteran su exigencia de presentar con vida a los 43 jóvenes desaparecidos. Realizan boteo entre los automovilistas. Capufe reportó pérdidas de poco más de 500 mp.
Los manifestantes levantaron las plumas e impiden el cobro de peaje.
Los manifestantes levantaron las plumas e impiden el cobro de peaje. (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

En la cuarta semana de paro de las 11 normales regionales de Oaxaca, estudiantes de dichas instituciones volvieron apoderarse una de las casetas de cobro de peaje de la Autopista Oaxaca-México, localizada en el tramo San Pablo Huitzo para exigir justicia y la aparición con vida de los 43 desaparecidos en Iguala, Guerrero.

En el sitio los manifestantes levantaron la pluma y no permitieron el cobro del peaje, en consecuencia realizaron labores de boteo entre los automovilistas que cruzan la pista.

De acuerdo con Caminos y Puentes Federales (Capufe), la toma de la caseta implica pérdidas de poco más de 500 mil pesos.

El mismo organismo precisó que se presentó un acta circunstanciada ante la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR), por los delitos de ataques a las generales de comunicación.

En tanto, normalistas oaxaqueños, advirtieron que hasta no aparezcan con vida sus compañeros de la Normal Rural "Raúl Isidro Burgos" de Ayotzinapa, no regresaran a clases.

Los estudiantes de diversas normales de Oaxaca se encargaron de evitar el cobro de peaje en la caseta de cobro ubicada en el tramo San Pablo Huitzo de la autopista Oaxaca-México y retuvieron dos autobuses de transporte turístico.

En el lugar realizaron labores de volanteo y brigadeo a los automovilistas que transitan en la pista.

Los inconformes manifestaron rechazar los avances de la investigación que informó la Procuraduría General de la República (PGR), los cuales refieren que los estudiantes de la normal 'Raúl Isidro Burgos' habrían sido asesinados y quemados.

Consideraron "un insulto a la inteligencia la versión, porque es imposible que durante 15 horas de fuego nadie vio ni olió nada. La carne quemada huele, la sangre quemada huele. Estamos con los padres de familia y exigimos al gobierno una explicación real, que los responsables paguen lo que hicieron".