Indígenas paralizan actividades legislativas en Chiapas

Los campesinos procedentes del municipio de Ixtapa iniciaron una huelga de hambre tras acusar a los congresistas chiapanecos de hacer oídos sordos a la exigencia de liberación de Florentino Gómez.  

Tapachula

Para exigir la libertad inmediata del líder campesino Florentino Gómez Girón detenido el pasado mes de mayo, un centenar de indígenas paralizó las actividades legislativas en el Congreso chiapaneco, sumándose a la protesta por la presentación con vida de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa, Guerrero.

Integrantes del Frente Popular “Ricardo Flores Magón”, quienes mantienen un plantón frente al recinto legislativo, decidieron apoyar a un reducido grupo de alumnos de la Escuela Normal Rural Mactumactzá como parte de un apoyo mutuo para sus respectivas causas.

Los campesinos procedentes del municipio de Ixtapa iniciaron una huelga de hambre tras acusar a los congresistas chiapanecos de hacer oídos sordos a la exigencia de liberación de Florentino Gómez, quien fue detenido por el presunto delito de abigeato (robo de ganado) hace seis meses.

Esther Gómez Gómez, esposa del activista social, consideró que el arresto de su esposo es una represalia debido a las actividades efectuadas por Gómez a favor de los habitantes de la comunidad Chigtón del municipio citado. Aseguraron también que no se moverán hasta no ser escuchados.

Por su parte, Jorge Enrique Hernández Bielma, presidente de la Mesa Directiva del Congreso local, precisó que se ordenó el cierre del inmueble para resguardar la seguridad de éste, de los documentos y personal que en ese momento se encontraba laborando.

Agregó que solicitó a los legisladores que se encontraban en camino para asistir a la sesión del día no acudir ni presentarse a la entrada del edificio para evitar incidentes.

En cuanto a la protesta de los indígenas y normalistas, aseguró que respeta su derecho a manifestarse, no obstante, aunque aseguró que se había intentado establecer diálogo con el grupo de disidentes, confundió los hechos al precisar que se trataba de una protesta de habitantes del municipio de Salto de Agua en contra de su alcalde.