Prescinden de Mano Único en Tlayacapan, Morelos

Habitantes y autoridades del municipio acordaron defenderse ellos del crimen organizado y de la delincuencia común al no ver resultados positivos con el Mando Único.
La población votó por el retiro del mando único.
La población votó por el retiro del mando único. (David Monroy)

Cuernavaca

Habitantes y autoridades de este municipio de los altos de Morelos, acordaron prescindir ayer del Mando Único policiaco que encabeza el gobierno estatal, y autoorganizarse para defenderse del crimen organizado y común qua mantiene asediada a la población con robos, extorsiones, asaltos y secuestros.

Durante una reunión popular en el barrio de Texcalpan, donde la noche de este miércoles los pobladores golpearon y estuvieron a punto de linchar a presuntos delincuentes, que finalmente fueron entregados a la policía, los vecinos y el presidente municipal, Paulino Amaro Meza, pusieron las bases y llegaron a los primeros acuerdos para tomar en sus manos la seguridad, vigilancia y prevención del delitos.

Esta reunión en el barrio de Texcalpan, es el inicio de otras que se realizarán esta semana y la otra en los otros barrios de la cabecera municipal como El Rosario y Santana, así como en poblados aledaños a la cabecera municipal como El Plan, Pala, Texalo y Nacatonco, donde se formarán guardias vecinas, comités de manzana y serán nombrados representantes de las mismas, según los primeros acuerdos.

En la reunión a la que asistieron alrededor de 300 personas, incluyendo el alcalde y varias autoridades municipales así como el Fiscal Regional, José Manuel Serrano Salmerón, hombres, mujeres y jóvenes expusieron el clima de crimen y violencia que prevalece en la zona, que incluso, creció pese al ingreso del Mando Único policiaco que encabeza la Comisión Estatal de Seguridad (CES), a la cual desecharon del pueblo desde la noche de este miércoles.

Un ejemplo de ello, plantearon en dicha reunión, fue el robo masivo de 16 casas en el fraccionamiento San Miguel, este fin de semana, el cual fue perpetrado por varios sujetos que ingresaron al lugar en varias camionetas y un camión de redilas para vaciar las casas de descanso.

Los pobladores coincidieron en que el ingreso de Tlayacapan al Mando Único –hace unos meses- sólo trajo inestabilidad social y crecimiento delincuencial, además de que la policía no responde a los auxilios ni solicitudes de los habitantes de la región, quienes cuestionaron a grito abierto el nombramiento de un jefe policiaco por la CES, que no es originario del municipio.

Encabezados por el alcalde Paulino Amaro Meza, los habitantes de este municipio denunciaron también que a la llegada de esta corporación se incrementaron los delitos como robos, abusos de autoridad y otros que se atribuyen a elementos sin arraigo con la comunidad y a que son omisos en realizar su labor.

Pese al clima candente y la molestia de los ciudadanos contra la autoridad policiaca y la presencia de delincuentes en todos los barrios, la comunidad fue puntual en aclarar que pese a su auto organización, "no nos convertiremos en grupos de auto defensas", pues el nombramiento de civiles para apoyar las labores de seguridad buscan apoyar a su policía municipal que regresará a sus funciones bajo el mando de un jefe de seguridad municipal que será electo por los barrios y pueblos, a más tardar el jueves que de la semana entrante.

Entre los acuerdos a los que llegaron los pobladores y el munícipe, además de la elección comunitaria del jefe policiaco y la elección de vecinos para labores de apoyo y vigilancia, se suma la instalación de alarmas de seguridad en las colonias y barrios, y la implementación de una versión local del programa conocido como "vecino vigilante".

También, elaborar un listado de las propiedades del municipio que son rentadas a pobladores y fuereños, con el fin de conocer quién o quienes las están ocupando y en dónde, ya que ello evitará que se infiltren delincuentes entre la población; además, se acordó que de manera obligada, los propietarios de quintas y fraccionamientos, deberán entregar nombres y copias fotostáticas de las identificaciones del personal que tienen a cargo de labores de mantenimiento, seguridad privada o trabajo domestico.

Pese al clima que prevalece, los pobladores y las autoridades, desdeñaron por completo la propuesta de que el Ejército se sume a las labores de vigilancia o realicen patrullajes a petición del pueblo.