Inicia Festival de la magia, con misa negra en Veracruz

Los brujos, vestidos con tradicional túnica, sacrificaron gallinas negras y un chivo, además de quemar en el ritual un círculo con la estrella de cinco picos o pentagramas.

Veracruz

Después de tres años de que había sido suspendida esta práctica, a las cero horas de este primer viernes de marzo brujos y hechiceros de la región de Los Tuxtlas, realizaron la misa negra que había sido eliminada en la lista de eventos para celebrar el Festival de la Magia que inauguran a las 18:00 horas de hoy en Catemaco.

Sin estar incluida en la lista de actividades programadas por las autoridades municipales y de turismo, los brujos vestidos con tradicional túnica, sacrificaron gallinas negras y un chivo, además de quemar en el ritual un círculo con la estrella de cinco picos o pentagramas.

Los “siete elegidos olmecas” celebraron la misa negra en la que los asistentes vieron manifestaciones por “la posesión de espíritus”.

 Martín Villegas Jiménez,  uno de los siete elegidos, justifico el ritual porque con el mismo rescatan lo que llaman "tradición de la misa negra que se perdió hace tres años".

Durante la misa realizada en el Cerro Picudo, en la comunidad El Paraíso, fueron sacrificadas gallinas negras y un chivo mientras era invocado "el caballero” como llaman a quienes el común de la gente conoce como el diablo, demonio, señor de las tinieblas o Belcebú.

Desde hace tres años el festival sufrió un giro más a lo cultural, para atraer turistas, “pero no ha resultado”, aseguró, ya que quienes acuden a la región de Los Tuxtlas para realizarse una limpia o alejar a los malos espíritus no les importa ver artistas danzando.

El evento anunciado por los “elegidos” se realizó previo a las danzas prehispánicas y sahumada en la plazuela del Brujo, y los eventos diversos de magia y  esoterismo programados por las autoridades de turismo para los días 7 y 8 de marzo que esperan deje una derrama económica del orden de los 6 millones de pesos en la región de Los Tuxtlas.

Las limpias, invocaciones y rituales se prolongarán hasta el sábado 8.

Por temor a que el evento les fuera cancelado como ocurrió tres años atrás, los organizadores mantuvieron reservado la sede y la hora hasta casi el último momento.

Aún así fueron cientos las personas que se dieron cita a la llamada misa negra.