En paro, niños fueron a cuidar sus borreguitos: maestro de Oaxaca

Maestros de distintas escuelas en el estado aseguran que les fueron asignadas a los alumnos tareas complementarias para que las dos semanas de paro no fueran tiempo perdido.
"Los niños están felices y entusiasmados por el regreso a clases", aseguran maestros.
"Los niños están felices y entusiasmados por el regreso a clases", aseguran maestros. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

La escuela Carlos Carrillo, en la mixteca oaxaqueña, es una de las 100 que entraron en paro de labores las últimas dos semanas, pero aquí el tiempo no fue perdido porque “los niños, al no estar en la escuela, estuvieron en el campo ayudando a sus papás”, aseguró el maestro Hugo Morales, quien da clases en quinto grado de primaria.

“Para nada fueron días perdidos. Aquí no hay clases, pero ellos se fueron a cuidar a sus borreguitos, a sus chivitos, a cuidar su campo, a quitar la maleza de la milpa”, dijo en entrevista con MILENIO.

El maestro recordó el caso de una niña que no pudo hacer su tarea porque “fue a abonar sus plantas”.

La escuela Carlos Carrillo ha estado en manos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) desde 1992 y desde entonces los maestros han hecho juntas con los padres de familia para informar los paros de labores y explicar las razones de sus protestas, lo que buscan y el tiempo aproximado que tardarán en regresar a clases.

“Tuvimos una plática con los padres en donde dimos a conocer la situación. No te voy a decir que todos están contentos, habrá uno que esté inconforme con los días que se pierden, pero también les damos a conocer los trabajos que se están realizando y el proyecto en el que se está trabajando”, explicó.

El maestro Morales asegura que las últimas dos semanas no fueron tiempo perdido porque “una significante cantidad de tareas” fue designada a los niños para que no lo tomaran como unas vacaciones.

“Los viernes de estas dos semanas se daba un trabajo para los niños y un compañero nuestro traía esos trabajos y nosotros los calificábamos para que los niños no se retrasaran en las clases”, dijo.

Verónica Valentín, madre de familia de dos niños que estudian en esta misma escuela, coincide con el maestro Morales y dice que no le molesta el paro de labores ya que desde hace tres meses los maestros han repuesto el tiempo perdido con una hora más de clases.

“Antes salían a mediodía, ahora salen a la una”, cuenta la señora Valentín vía telefónica.

Una de las razones por las que Verónica apoya a la CNTE es porque los maestros les avisan con anticipación las protestas y movilizaciones que realizarán. En esta ocasión, dice, les informaron desde la última semana de mayo.

Verónica no cree que el cese de clases haya afectado mucho el desempeño escolar de los alumnos, ya que el cierre de curso está próximo, además de que los maestros dejaron tareas para los niños.

“Los maestros nos informaron, ya sabíamos que iban a regresar, además les dejaron trabajo a nuestros niños para que no fueran semanas sin hacer nada y ya casi es el fin de curso, es muy poco lo que se está viendo”, dijo.

En la región de San Miguel Hidalgo, los alumnos de la escuela primaria Benito Juárez también recibieron tareas especiales para estas dos semanas de paro laboral.

El subdirector de la escuela, Bernardo Sánchez, admite que es difícil que los alumnos retomen las tareas en casa porque no siempre están los papás para presionarlos, pero dijo estar seguro de que muchos maestros dejaron trabajo que calificarán hoy.

La escuela Benito Juárez trabaja en coordinación con las primarias y telesecundarias de la zona, cada mes convocan a una asamblea comunitaria en la que los padres de familia están presentes. En la del mes pasado, realizada la última semana de mayo, avisaron que se irían a paro.

“Todos los padres estuvieron de acuerdo e incluso firmaron un acta en la que aprobaban las decisiones”, dijo.

Desde hace tres años, esta escuela prevé las “jornadas de lucha”, es por esto que han aumentado una hora más de clases.

Guadalupe García es madre de dos niños que asisten a la primaria Benito Juárez y aunque no apoya por completo el paro de labores opina que “no hay mucho por hacer”.

Sus hijos, que cursan el tercero y cuarto de primaria, no hicieron las tareas complementarias porque este periodo lo tomaron como unas vacaciones, pero Guadalupe dice que no los puede regañar.

“Cómo los regaño si los maestros faltan a cada rato”, dice con voz cansada.

La opinión de Guadalupe se contrapone a la del maestro Filiberto Guzmán Manrique, director de la escuela Revolución, ubicada en Ixtepec, en la región del Istmo de Tehuantepec.

El profesor acepta que “el tiempo perdido no se puede reponer”, pero afirma que la hora extra de clases está ayudando mucho.

La tarde de este miércoles, los maestros de la escuela Revolución se reunieron con los padres de familia para proponerles reponer las clases los sábados.

Desde el primer día de junio, como parte de su plan para boicotear las elecciones del 7 de junio, y en contra de la evaluación docente, la CNTE mantiene movilizaciones en Oaxaca y en la Ciudad de México.

Los maestros de la coordinadora han advertido que a pesar del regreso a clases para concluir el ciclo escolar, seguirán con las manifestaciones para exigir a las autoridades federales y estatales solución a las 11 demandas de su pliego petitorio, que se centra en el rechazo a la reforma educativa, el cual entregaron a autoridades federales el 1 de mayo.