El maestro que murió fue estudiante de Ayotzinapa

El profesor Claudio, que murió tras el desalojo de Acapulco ayer, estaba casado con una maestra jubilada y tenía dos hijas.
El maestro siempre acudía a las marchas que se realizaban en Acapulco.
El maestro siempre acudía a las marchas que se realizaban en Acapulco. (Especial)

Ciudad de México

Claudio Castillo Peña , el profesor de la CETEG que murió ayer en Acapulco, era maestro de primaria egresado de la Normal Rural de Ayotzinapa.

"Siempre le gustaba ir al frente él (de las marchas), ir apoyando a sus compañeros que tiraran adelante, pero de manera pacífica. Siempre diciéndoles 'vamos a luchar por nuestros derechos", dijo su sobrino.

Francisco Castillo Galarza, sobrino del maestro Claudio, dice que su tío asistía a las marchas de la CETEG aunque pocas veces se bajaba de la camioneta.

Claudio era fundador de la CETEG, según el vocero de la organización.

Aunque la CETEG asegura que murió por el enfrentamiento, el comisionado nacional de seguridad, Monte Alejandro Rubido, informó que la necropsia reveló heridas en el tórax, costillas fracturadas y los pulmones perforados, lo que indica que murió por aplastamiento.

Hoy, el comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo, dijo que el docente pudo haber sido atropellado por el autobús que arrolló a policías y manifestantes o por la camioneta en la regularmente viajaba.

"Era un dirigente al que siempre le gustó defender a los más necesitados, defendía a sus compañeros del mal gobierno de por acá (Guerrero)".

Según su sobrino Castillo Peña era un luchador social pacífico, no era un manifestante violento.

Claudio, que se había retirado de las aulas desde hace unos 15 años, estaba casado con una maestra jubilada y tenía dos hijas. Era originario de Tanganhuato, en el municipio guerrerense de Pungarabato, donde hoy lo velarán y mañana enterrarán su cuerpo.

Castillo Peña vivía en Acapulco y dio clases a niños de primaria en la escuela federal Club de Leones, en la colonia Progreso, hasta que se jubiló, confirmó Baltasar Domínguez, director de difusión y prensa educativa de Guerrero.

Usaba un bastón porque padecía poliomielitis y siempre viajaba en una camioneta, desde donde gritaba consignas en un altavoz.

"Él siempre iba con su bocina apoyando a sus compañeros (maestros). Llevaban cuatro meses tomada la CETEG las oficinas del Ineban (Instituto de Educación Básica y Normal) en Acapulco y él ahí estaba todos los días. Era un luchador incansable el tío", dijo Francisco.

La familia Castillo se enteró ayer de la muerte de Claudio. El hermano de Francisco, Mauricio Castillo Galarza, identificó el cuerpo. La familia insiste en que no fue atropellado.

"Mi hermano que estuvo directamente ahí, que él fue el reconoció el cuerpo dos veces, que estaba muy hinchado, muy morado de la cara", dice. "A él lo bajaron a la fuerza por que, según me comenta mi hermano, hay testigos maestros que estaban cerca de él que dicen que él se quedó arriba del carro, entonces llegaron los federales, lo bajaron y ahí lo empezaron a golpear".

Ayer mismo la esposa del profesor Claudio y Mauricio Castillo declararon ante el Ministerio Público.