• Regístrate
Estás leyendo: Macro patio del IJAS, una irregularidad de autoridades en 40 ha
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 22:11 Hoy

Macro patio del IJAS, una irregularidad de autoridades en 40 ha

Desde 2012, el depósito vehicular ubicado en San Agustín, no puede garantizar seguridad a sus usuarios.

Publicidad
Publicidad

Víctor Hugo Ornelas

Para reducir costos, mejorar el servicio y solventar la saturación de los patios de resguardo, el Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS) inició en 2007 un proyecto denominado "Macro Patio de Depósito Vehicular" en San Agustín, municipio de Tlajomulco, un proyecto cuyas dimensiones, solo se pueden comparar con el tamaño del problema que actualmente representa.

En las 40 hectáreas de extensión territorial con las que cuenta, el macro patio alberga alrededor de 15 mil vehículos que han sido remitidos ya sea por la Secretaría de Movilidad o la Fiscalía General del Estado, al estar involucrados en infracciones viales, decomisos o algún otro incidente legal, sin embargo, este gran corralón se ha convertido en un atractivo para delincuentes, una molestia permanente para vecinos, y un punto de riesgo para el medio ambiente.

De acuerdo a datos del IJAS, en el macro patio se llevan a cabo el 90 por ciento de los movimientos de los depósitos vehiculares de la zona metropolitana, el resto en los depósitos ubicados en Huentitán el Bajo, Javier Mina y el de la colonia el Miramar, cuyas dimensiones son de apenas el diez por ciento con respecto al macro patio.

Y fue precisamente el tema de las dimensiones lo que terminaría por convertir el macro patio en un espacio caótico y falto de control sobre lo que dentro del lugar ocurre, situación que se refleja en las constantes denuncias de ciudadanos sobre el maltrato a su vehículo, el robo de autopartes o episodios como el que se registró durante el mes de septiembre de 2012, cuando dentro de uno de los automóviles fue encontrado el cuerpo de un hombre y una menor de 12 años.

Tan solo basta con dar un recorrido por las inmediaciones del Macro Patio para dar cuenta de que la delimitación de malla perimetral se encuentra violentada en diversos puntos, con huecos que conectan el depósito vehicular con la parte exterior, y por los cuales es sencillo para cualquier persona ingresar y salir del depósito.

Al interior del patio, se puede apreciar que algunas zonas carecen de mantenimiento debido a la maleza que rodea los automóviles y que representa un riesgo de incendio, mientras que los extinguidores destinados a combatir alguna eventualidad, así como la pipa con la que cuenta el depósito, resultan inservibles y las cámaras de seguridad son de ornato, pues se puede apreciar que no se encuentran siquiera conectadas a alguna corriente eléctrica o sistema de circuito cerrado.

El registro de los vehículos es otro de los problemas que hay en este lugar, donde ni siquiera los propios encargados del macro patio tienen conocimiento del número exacto de automóviles que descansan en su interior, ni el modelo, mucho menos la marca de estos coches, y hay casos en los que localizar un vehículo particular para su liberación, puede resultar toda una odisea.

En lo administrativo la cosa pinta un poco peor, el depósito de San Agustín no tiene registrado en el Ayuntamiento de Tlajomulco un estudio de mecánica de suelos, tampoco de impacto ambiental, carece de licencia de operación y no cuenta con el aval de Protección Civil en cuanto a medidas de seguridad.

Lo anterior, derivó a que en octubre de 2013, el gobierno municipal de Tlajomulco impusiera una clausura al corralón, al considerar que el patio operaba con diversas irregularidades, sin embargo, al cabo de unas semanas la sanción fue retirada y el macro patio continúo con sus operaciones de manera habitual.

Si lo anterior no fuera suficiente, dentro del macro patio corre un cauce de agua pluvial que de acuerdo al artículo 27 de la Constitución, es propiedad federal y debería permitirse su libre paso, además, en el área donde se lleva a cabo la compactación de vehículos, aquellos que son desechados por sus condiciones físicas o estatus administrativo, se derraman líquidos como aceites, ácidos y otros, que podrían afectar los mantos freáticos de la zona.

El predio es propiedad de dos particulares, quienes reciben una renta mensual por parte del instituto, que en conjunto, asciende a un estimado de 200 mil pesos, aunque este no es el único gasto que debe hacer, la institución paga alrededor de 2 millones y medio de pesos al año a una empresa de seguridad para que lleve a cabo la vigilancia de los vehículos.

Otro de los gastos fuertes que se derivan del macro patio corresponde al pago de indemnizaciones que se cubren para subsanar las pérdidas de autopartes o daños que reclaman los propietarios de los vehículos y que se certifica que ocurrieron dentro del depósito vehicular, concepto por el cual se deroga un aproximado de 120 mil pesos mensuales de acuerdo a datos del propio instituto.

Reubicación de macropatio, asunto pendiente

En 2014, Gabriel González entonces titular del Instituto Jalisciense de Asistencia Social, dijo conocer "la mala imagen" que tiene el IJAS ante los ciudadanos en torno al tema del resguardo de automóviles y habló de la creación de un "patio modelo", que sería el prototipo de depósito vehicular, cuyo esquema de operación se basaría en combatir el volumen de robo de partes y lo complejo de la operatividad de un patio de dimensiones como el de San Agustín.

El Instituto tenía incluso un presupuesto de cuatro millones de pesos para adecuar un predio de cuatro hectáreas con ubicación en Huentitán, a un costado del patio que ya se encuentra en esta zona, y el cual contaría con cámaras de vigilancia, iluminación y seguridad perimetral.

Además, se tenía contemplado habilitar un software que permita llevar control sobre el inventario de vehículos, así como la ubicación de cada auto y fotos del mismo, en tanto que el sistema de video vigilancia con visión nocturna tendría transmisión de señales las 24 horas del día vía internet, a fin de que el propietario pueda monitorear las condiciones de su automóvil mientras éste permaneciera en el depósito.

El patio modelo de Huentitán era el primero de cuatro contemplados en la zona metropolitana, cada uno de ellos distribuidos en los municipios de Zapopan, Guadalajara, Tlaquepaque y Tlajomulco, proyecto que tenía fecha para concretarse a finales de este 2016, sin embargo, el proyecto se quedó en letra muerta, y ni siquiera existen acciones para el desarrollo del mismo.

Depósitos vehiculares la mayor fuente de ingresos para el IJAS

Cerca de 90 millones de pesos al año, es el producto de la operación y administración de los patios de resguardo vehicular en el Estado, y que representa alrededor del 50 por ciento del presupuesto anual del IJAS.

Más de 60 millones de pesos son recaudados por concepto de pensión vehicular, cuyo costo es de 72 pesos al día por automóvil y 88 pesos por camioneta, en tanto que 28 millones se reciben por el remate de vehículos.

Y es que después de 180 días dentro del depósito, los vehículos pueden ser embargados por el IJAS y estos asignados a una de tres opciones posibles: el remate vía subasta, la compactación del auto sí sus condiciones son inadecuadas para su venta, o la entrega en comodato a asociaciones civiles como vehículo de servicio.

El tema de la compactación, es otra de las fuentes de ingreso que giran en torno a los depósitos de vehículos, giro en el cual se paga alrededor de 3.5 pesos el kilo de chatarra, y que puede llegar a representar un ingreso por hasta 8 millones de pesos.

El depósito vehicular puede ser tan redituable que algunas empresas de servicio de grúa han habilitado sus propios corralones y no solo eso, sino que han convertido en una mafia esta práctica, en la que dichas empresas, ofrecen a policías y ministerios públicos, una cuota que oscila entre los 150 y 200 pesos, por darles aviso cuando se requiere de servicio de grúa ante cualquier situación con repercusiones legales.

"Sí hay un choque y no se arreglan los involucrados y hay que hablarle a la grúa, hay quienes te dicen que te dan una lana si les pasa a ellos el servicio y ya se llevan los carros y ellos se encargan de resguardo y todo lo demás", mencionó un oficial de la policía municipal de Tlajomulco.

Otra de las actividades que suelen ser recurrentes es que los operadores de grúas al remolcar un vehículo no lo llevan de inmediato al depósito, sino que se esperan a que haya una nueva solicitud de servicio para entonces en una sola vuelta trasladar dos o tres autos en un mismo viaje con el respectivo cobro de manera individual, que en el caso de traslado al depósito de San Agustín, ronda hasta en los mil 300 pesos.

Claves
Ubicación: Loma del Valle, Lomas de San Agustín, Tlajomulco de Zúñiga.
40 hectáreas es la extensión territorial del macro patio
Capacidad de resguardo hasta para 20 mil vehículos
200 mil pesos mensuales, es el costo de renta por el predio
Costo diario de pensión:
Motocicletas y bicicletas 18 pesos
Vehículos compactos 72 pesos
Camionetas 88 pesos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.