"Logros relativos" en lucha anticrimen de Calderón: Graco Ramírez

El gobernador del estado consideró que en todos los estados debe se establecer el Mando Único para el combate a la delincuencia.

Cuernavaca

El gobernador de Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreú, aseguró que la estrategia anticrimen del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, obligó a los gobiernos estatales y municipales a sustraerse de la lucha contra la delincuencia organizada, en cambio sólo se lograron algunos "logros relativos" en materia de aprehensiones y disolución de las bandas criminales.

Al inaugurar en esta ciudad la Conferencia de Seguridad Pública Municipal de la región centro del país, junto al secretario ejecutivo de Seguridad Pública de la Secretaría de Gobernación, Jorge Carlos Hurtado Valdés, el mandatario estatal aseguró que la estructuración del combate de la delincuencia a partir de un solo mando, debe ampliarse hacia el resto de los estados de la República para evitar la pulverización de las acciones y ordenamientos en torno a determinados objetivos operativos.

El mandatario puso como ejemplo la estructura organizativa del Ejército, que pese a tener muchas zonas y regiones militares en el país, un sólo mando se traduce en acciones específicas, directas y uniformes en todo el territorio nacional. Por ello, la estrategia adecuada, añadió, es que todos los estados establezcan la figura de Mando Único en sus territorios, pero particularmente en los del centro del país donde la estrategia que Morelos ya emplea, tendría incidencia directa.

Antes, la alcaldesa de Toluca y presidenta de la Conferencia de Seguridad Pública municipal, Martha Hilda González Calderón, dijo que la conferencia nacional se constituye en el escenario adecuado para analizar y proponer el papel de los municipios en el tema de la prevención del delito y de las violencias, en la Estrategia Nacional de Seguridad Pública.

Por su parte, el presidente municipal de Cuernavaca, Jorge Morales Barud, aseguró que el avance de la violencia y la descomposición social, no puede ser más rápido que la respuesta del estado.

Agregó que ante el panorama delictivo nacional, se requiere una actitud e intervención más proactiva de los gobiernos municipales, tanto en el diseño de los programas y estrategias, como en el mismo ejercicio de los recursos públicos, lo que lograría que "las acciones se orienten de forma adecuada, favoreciendo así, la construcción de comunidades y municipios seguros y mejorando la calidad de vida y la cohesión social en los mismos."