Orquesta de Los Ángeles Azules niega secuestro en Tlaxcala

Odilón Chávez, quien dirige la orquesta, explicó que estuvieron casi 2 horas retenidos en Tequexquitla, porque, según personal de seguridad, el alcalde quería una foto con el grupo.
Los Ángeles Azules hicieron un recorrido por todo su repertorio musical.
Los Ángeles Azules ya no estaban cuando ocurrió la retención de la orquesta. (Alfonso Manzano )

Ciudad de México

A la orquesta del grupo musical Los Ángeles Azules ni la robaron ni la secuestraron, sólo fue retenida por casi dos horas porque el presidente municipal de El Carmen Tequexquitla, Tlaxcala, estaba enojado al no poderse tomar una foto con los integrantes, dijo Odilón Chávez, director de la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de México.

"Por el amor de Dios, que digan que secuestraron o robaron a la Los Ángeles Azules es mentira", dijo en entrevista con Ciro Gómez Leyva para Grupo Fórmula.

El domingo pasado, Los Ángeles Azules tocaron en una feria y al terminar su presentación, policías municipales y personal de seguridad del evento no dejaron salir a integrantes de la orquesta dirigida por Odilón Chávez.

TE RECOMENDAMOS: Ángeles Azules acusan de secuestro a policías de Tlaxcala

Chávez explicó que Los Ángeles Azules y sus músicos ya se habían retirado cuando ocurrió la retención, ya que tenían que tomar un vuelo para su siguiente concierto en Chihuahua.

Sin embargo, al preguntar a personal de seguridad del evento, éste les dijo que el presidente municipal, Óscar Vélez Sánchez, estaba enojado porque no pudo tomarse una foto con el grupo y que por eso ordenó retener a la orquesta.

"Estaba detenida la salida, pensamos 'hay un coche, hay alguien', pasan de 5 a 10 minutos, nos bajamos a preguntar. Estaba la policía municipal y policía del evento, quien nos informa al principio 'no los van a dejar salir, porque el presidente municipal está enojado, quería foto con el grupo'", dijo.

Contó que también preguntaron a los policías municipales sobre dicha versión, pero ellos dijeron que sólo seguían "la orden de mantener la puerta cerrada".

Narró que personal del staff contactó a la Policía Federal para que llegaran y vieran qué ocurría y unos 12 o 15 minutos después abrieron las puertas y se fueron.


jbh