Ejército apoya a la población en BC por lluvias

Las direcciones de Protección Civil Municipal y de Seguridad Pública Municipal de Ensenada señalan que los escurrimientos de agua y el crecimiento de los arroyos motivaron que se actuara de inmediato.
El Ejército aplicó el Plan DN-III para apoyar a la población.
El Ejército aplicó el Plan DN-III para apoyar a la población. (Bernardo S.Cisneros Medina)

Mexicali

La aplicación del Plan DNIII por parte del Ejército en el poblado de Santa Rosa, municipio de Ensenada, la suspensión de clases para este viernes en cuatro municipios de Baja California, las dos primeras nevadas en las montañas de la Rumorosa y en la Sierra Juárez, Playas de Rosarito prácticamente incomunicado por deslaves e inundaciones, Tijuana con deslaves, encharcamientos e incomunicación en zonas de la periferia de la ciudad y Tecate sin mayores consecuencias y, es el saldo que dejaron las cuatro tormentas que se registraron durante cuatro días continuos en la entidad producto del fenómeno de "El Niño".

Fue en Santa Rosa, municipio de Ensenada, en donde el Ejército aplicó el Plan DNIII, por la afectación total que dejaron las fuertes lluvias que se registraron durante cuatro días continuos en quince humildes viviendas del citado poblado, cuyos residentes fueron evacuados y llevados a un albergue temporal ante el inminente riesgo de perder la vida.

Reportes emitidos por las direcciones de Protección Civil Municipal y de Seguridad Pública Municipal de Ensenada, señalan que los escurrimientos de agua y el crecimiento de los arroyos motivaron que se actuara de inmediato y que el Ejército tomara la determinación de aplicar el Plan DNIII.

Derivado de las cuatro tormentas que azotaron a la zona costa de Baja California, por tercer día consecutivo el regreso a clases de aproximadamente 500 mil niños de nivel básico posterior de las vacaciones decembrinas fue suspendido en los municipios de Tecate, Tijuana, Playas de Rosarito y Ensenada respectivamente.

Y es que para el seis de enero en la zona costa de la entidad, tendrían que retornar a las aulas medio millar de alumnos de preescolar, primaria y secundaria pero debido a las intensas precipitaciones pluviales que se suscitaron el martes 5 y miércoles 6 de los corrientes, orillaron al Sistema Estatal Educativo a atender las recomendaciones emitidas por la Dirección Estatal de Protección Civil de no arriesgar la integridad física de los menores de edad, de los padres de familia y de los docentes.

De tal manera que si las condiciones climatológicas mejoran, sobre todo en lo concerniente a las intensas lluvias, el regreso a clases en la zona costa del Estado, está previsto para los turnos matutino y vespertino para el próximo lunes 11 del mes y año en curso.

Por la falta de infraestructura hidráulica en lo concerniente a desarenadores y drenajes pluviales, Playas de Rosarito, quedo prácticamente incomunicado, al ser inundadas calles y avenidas principales como fue el caso del bulevar Benito Juárez García, que es hasta ahora la principal vialidad del citado municipio, reportando las autoridades salo blanco.

Ubicado entre las ciudades de Tijuana y Ensenada, Playas de Rosarito el municipio más joven de la entidad, por cuatro días consecutivos sufrió los embates de igual número de tormentas que se registraron y como consecuencia sus calles rápidamente se vieron congestionadas del agua que bajaba a toda velocidad de las partes altas.

Los comercios enclavados en el bulevar Benito Juárez García tuvieron que cerrar sus puertas al público, al tiempo que propietarios y empleados se dieron a la tarea de sacar con palas y escobas el agua que se introdujo a sus negocios, a la par que en los centros comerciales como Giramar y Pabellón Rosarito el agua de la lluvia también hizo de las suyas.

Al ver que la situación se les salía de control las autoridades rosaritenses encabezadas por el Alcalde, Silvano Abarca Macklis se pusieron manos a la obra y con maquinaria pesada limpiaron causes de riachuelos y arroyos, así como alcantarillas y bocas de tormenta que estaba atestado de basura de todo tipo.

En tanto que en las primeras horas del jueves 7 de enero se registraron las primeras nevadas de la temporada, una en la carretera de cuota que comunica a Tijuana con Mexicali, a la altura del poblado de la Rumorosa, por lo que el tráfico de vehículos en ambos sentidos fue suspendido por espacio de dos horas.

Pero al ver que no existía ningún peligro para quienes a bordo de unidades motrices particulares y del transporte de carga o de pasajeros transitan constantemente por el tramo de referencia, responsables de Caminos y Puentes Federales y del Fideicomiso Automovilístico de la Rumorosa determinaron reabrir la carretera de cuota a la altura del poblado de La Rumorosa, con la advertencia de que los conductores tomaran las medidas de precaución necesarias.

Mientras que en la Sierra Juárez, punto donde se encuentra el observatorio del mismo nombre, la primera nevada de la temporada causo estragos orillando a los responsables de la Dirección Estatal de Protección Civil de prohibir el acceso de turistas y excursionistas por dicho lugar.

A su vez en Tijuana, donde también el fenómeno de "El Niño" pegó con fuerza a lo largo de cuatro días, dejo saldo blanco y únicamente severos daños materiales toda vez que en la periferia de la fronteriza ciudad, hubo inundaciones, encharcamientos, deslaves e incomunicación.

El ir venir de vehículos de la Dirección de Obras Públicas e Infraestructura Municipal de Tijuana en zonas alejadas de la mancha urbana y en las principales avenidas fue la constante durante las veinticuatro horas de esos cuatro días que abracaron del martes 5 a las primeras horas de este viernes 8 de enero, días en que empleados del mencionada dependencia municipal con maquinaria especializada retiro escombro, basura ligera y pesada que mantenía tapadas alcantarillas y bocas de tormenta.

Limpiaban además desarenadores y drenajes pluviales que trabajaban al 90 % de su capacidad por la caída de las fuertes precipitaciones pluviales que trajo consigo el fenómeno de "El Niño" que apenas comienza.

Por lo que corresponde a Tecate, se reporta saldo blanco y sin mayores afectaciones por el paso de las cuatro tormentas que azotaron por igual número de días a la zona costa del Estado.