• Regístrate
Estás leyendo: Llueven quejas al servicio de hemodiálisis subrogado por Ipejal
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 09:42 Hoy

Llueven quejas al servicio de hemodiálisis subrogado por Ipejal

Pacientes con daño renal denunciaron desde mayo anomalías en la Clínica Sanefro. El Instituto las ignoró.

Publicidad
Publicidad

Enfermos de insuficiencia renal crónica e insuficiencia renal aguda que son derechohabientes del Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco (Ipejal) se quejaron del servicio de hemodiálisis que se les otorga en la Clínica Sanefro (Servicios Integrales de Nefrología), a través de un convenio de subrogación. Los pacientes denunciaron varias anomalías, que el organismo ha ignorado.

Con fecha del 22 de mayo pasado, una treintena de derechohabientes afectados dirigieron una carta al director de Pensiones del Estado, Fidel Armando Ramírez Casillas, donde se quejan de varias anomalías, desde ausentismo del personal médico en la sala de hemodiálisis, hasta no respetar horarios de citas programadas y sobresaturación de trabajo a las enfermeras.

En el documento, del que los afectados entregaron copia a este medio, se describe que cuando existe una emergencia en la sala de hemodiálisis, se recurre a buscar por teléfono a un único doctor de guardia, por lo que consideran que los enfermos renales sujetos a la hemodiálisis están en riesgo latente de una negligencia médica.

"El (pasado) 24 de mayo en el turno de la mañana, que se supone salen a las 11:00 a.m. un compañero se sintió mal, y aún a pesar de eso lo dejaron salir acompañado por su esposa. A los treinta metros de la salida de Sanefro se desvaneció y cayó al piso golpeándose en la banqueta de cemento. Unas personas le ayudaron a incorporarse y su mujer regresó por una silla de ruedas para llevarlo a que los médicos lo atendieran", refieren.

Al lesionado no le hicieron mayor revisión y ninguno de los médicos ofreció pedir una ambulancia para trasladarlo al Hospital Civil de Guadalajara ante su malestar. En este hospital le dijeron que su desmayo fue por falta de alimento.

De acuerdo a los pacientes, la ausencia de personal médico sucede con frecuencia, tanto a la hora de conectar a los pacientes a la máquina como a la hora de desconectarlos, ambos momentos cruciales. El problema se complica en los horarios de entrada y salida del personal.

"El horario de conexión no se respeta, ya que somos citados a las 11:00 los del turno intermedio accedemos a la sala, 11:30, 12:00 del día. El turno matutino es citado 15 minutos antes de las 6:00 a.m. y por lo regular se les conecta a las 7:00 y a veces 7:30 a.m. lo que lleva a que el horario se recorra y afecte hasta el turno vespertino", señalan.

A las enfermeras se les carga el trabajo, ya que la Clínica Sanefro tiene asignadas en las salas 1, 2 y 3 a una sola enfermera para ocho máquinas, y no hay personal que las supla ante alguna ausencia. Si alguno de los cuatro pacientes se complica, retarda la atención, conectar a los otros para iniciar el tratamiento que conlleva cuatro horas, adicionales al registro de ingreso y salida.

Una de las complicaciones más comunes es detener el sangrado de las fístulas por donde se conecta al paciente. Otro problema es que los pacientes sufran infiltraciones al momento de la punción o retiro de agujas, que puede dar paso a infecciones. "La gran mayoría se ha infectado por los catéteres, al grado de que en los hospitales que nos atienden se ha insistido en la regularidad con la que van pacientes infectados de Sanefro", apuntan.

Las enfermeras realizan acciones de limpieza, deben cargar un contenedor de veinte kilos cuando la máquina mezcladora del bipodial se descompone e instalar todos los enseres que ocupa la máquina entre la desconexión de un paciente a otro. Estos son sólo algunos de los problemas por lo que presumen es el interés de ahorrarse personal.

Otros problemas denunciados tienen que ver con los reducido de espacios para familiares y salas de espera, así como de higiene y aseo.

El Ipejal obvió estas denuncias, y lejos de verificar y en su caso exigir correcciones a su proveedor, emitió una nueva convocatoria para la siguiente licitación pública del servicio de hemodiálisis, cuyas bases favorecen a la misma empresa Sanefro, según denunciaron empresarios descontentos por las "bases a modo", como lo dio a conocer este medio (MILENIO Jalisco, Septiembre 19 de 2017).

Se buscó entrevista con Pensiones del Estado, que no se concedió pero ofreció dar su postura "en un comunicado" sobre la licitación pública Local IPEJAL-DAS-CA-LPL-003/2017 "Subrogación de los Servicios de Hemodiálisis 2017-2018", y su argumento para exigir que la empresa tenga 160 máquinas en la zona metropolitana de Guadalajara para brindar esta terapia sustitutiva que hoy da con 24 máquinas a sus derechohabientes. El comunicado tampoco se brindó.

Claves
Pensiones del Estado lanzó la licitación pública Local IPEJAL-DAS-CA-LPL-003/2017 "Subrogación de los Servicios de Hemodiálisis 2017-2018"

El contrato tendrá vigencia del 1 de noviembre del 2017 al 5 de diciembre del 2018

Las bases exigen contar con un mínimo de 160 máquinas de hemodiálisis ubicadas dentro de la Zona Metropolitana de Guadalajara, lo que quintuplica la necesidad de la derechohabiencia y favorece a un único proveedor: Servicios Integrales de Nefrología (Sanefro)

Sanefro es el proveedor actual del servicio de hemodiálisis. Desde mayo pasado, ajenos a procesos de licitación, enfermos de insuficiencia renal crónica e insuficiencia renal aguda que son derechohabientes de Ipejal denunciaron anomalías en la prestación del servicio.

SRN

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.