Llegan a Puebla 2 mil militares para reforzar la seguridad

El gobernador Antonio Galy Fayad, dijo que ya trabaja con el gobierno federal para atender el problema del robo de combustible. Descartó ofrecer recompensa por "huchicoleros".

Puebla

El gobernador, Antonio Gali Fayad, informó que están llegando a la entidad dos mil militares para reforzarán las estrategias de seguridad en los municipios que forman parte del "Triángulo Rojo".

Además señaló que ya se trabaja en coordinación con la federación para atender los problemas relacionados con el robo de combustible.

Descartó que su gobierno ponga en marcha un programa de recompensas para dar con los líderes de grupos delictivos dedicados al robo de combustible (huachicoleros) y resaltó la importancia de la denuncia anónima.

Gali Fayad, destacó que Puebla no caerá en un estado de excepción porque eso significaría que la población está en peligro y aclaró que el único que puede declarar una situación de tal naturaleza es el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, con la autorización del Congreso de la Unión.

A seis días del enfrentamiento entre militares y grupos delictivos en Palmarito Tochapan, población de Quecholac, el mandatario resaltó que en el país no se ha aplicado el estado de excepción.

"Está estipulado en el artículo 29 de la Constitución que el único facultado para dictar el estado de excepción es el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y con la autorización del Congreso de la Unión. En Puebla no hay necesidad de tal acción, está totalmente descartado".

Respecto al municipio de Quecholac, Gali Fayad explicó que se encuentra en calma y agregó que cuadrillas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Sedena, se encuentran brindando pláticas a estudiantes y a los pobladores.

En el tema de las manifestaciones y bloqueos de carreteras, el mandatario dijo que se privilegiará el diálogo y se pedirá a la población que evite caer en el delito del robo de combustible.

"He ordenado que si es necesario, desalojen lo que tengan que desalojar y también arrestar a quien tenga que arrestar".

Respecto a que si su gobierno pondría en marcha algún programa de recompensas para facilitar la detención de los líderes de grupos delictivos delicados al robo de combustible, el mandatario descartó tal posibilidad.

Por último, Gali Fayad llamó a que se apruebe la Ley de Seguridad Interior para que los militares que trabajan en todas las entidades, cuenten con un respaldo.

MMR