Intentan linchar a director de seguridad en Michoacán

Esta madrugada decenas de habitantes de Huandacareo atacaron al mando de seguridad pública y a un policía a quienes acusan de extorsión y abuso de autoridad.
Fuerza Ciudadana rescató a los policías que iban a ser linchados por pobladores de Huandacareo.
Fuerza Ciudadana rescato a los policías que iban a ser linchados por pobladores de Huandacareo. (Quadratín)

Michoacán

La madrugada de este sábado decenas de habitantes del municipio de Huandacareo intentaron linchar a su director de Seguridad Pública, así como a un policía encargado del área de Barandilla a quienes acusan de extorsión y de abuso de autoridad.

En entrevista con Héctor Hernández uno de los líderes sociales del municipio indicó que el mando policial de nombre Guillermo Azuara, quien es parte de la estrategia de Mando Unificado, desde su llegada, hostigó a los habitantes con detenciones arbitrarias e incluso extorsiones.

Ante tal situación, la noche del viernes decenas de pobladores de Huandacareo decidieron coordinarse y arribar a la Comandancia Municipal que se encuentra en el interior del Palacio, con la finalidad de detener a Azuara e incluso amenazaban con lincharlo, luego de que detuvo a un joven a quien presuntamente golpeó.

Por su parte, la Secretaría de Seguridad Pública tras la denuncia ciudadana de inmediato desplegó un operativo importante donde requirieron al mando policial e incluso lo rescataron de la turba enardecida.

Azuara fue detenido por los elementos de la Fuerza Ciudadana al igual que Juventino Vázquez quien se desempeñaba como elemento policial encargado del área de barandilla, quienes serán investigados por la Dirección de Asuntos Internos de la SSP.

Ayer la seguridad del municipio estaba a cargo de ocho elementos policiales, cuatro estatales y mismo número de municipales quienes se hacen cargo de realizar acciones para la prevención del delito.

Cabe señalar que esta no es la primera ocasión donde vecinos de Huandacareo quitan a elementos de seguridad pública, el 6 de marzo se registró un hecho similar cuando fueron despojados de sus armas todos los policías municipales a quienes acusaron de abusos de autoridad.