Familiares trasladan al DF cuerpos de jóvenes linchados

Wilfrido García, cuñado de Rey David, confirmó que los hermanos tenían 15 días de haber ingresado a trabajar en la compañía encuestadora Marketing Reaser.
Trabajadores de la Morgue transportan el ataúd de Abraham Copado Molina.
Trabajadores de la Morgue transportan el ataúd de Abraham Copado Molina. (AP)

Tehuacán

Familiares de José Abraham y Rey David Copado Molina, los dos encuestadores linchados en el municipio de Ajalpan, Puebla el pasado 19 de octubre, recibieron los cuerpos de las víctimas para trasladarlos a la Ciudad de México, donde serán velados.

Wilfrido García, cuñado de Rey David, confirmó que los hermanos trabajaban en la compañía encuestadora Marketing Reaser y que tenían al menos 15 días de haber ingresado a la firma, pero que desde hace tres años laboraban para distintas empresas del mismo giro.

Agregó que la familia se enteró de los hechos a través de las redes sociales y posteriormente decidieron viajar a esta ciudad para reconocer y recuperar los cuerpos, así como presentar las denuncias por asesinato.

Fue la tarde del. pasado martes, cuando la mamá, cuñado y hermano de las víctimas llegaron a esta ciudad, se trasladaron a la Fiscalía para iniciar los trámites legales, mismos que continuaron hasta después del mediodía de ayer.

El proceso fue tardado a pesar de contar con el apoyo legal de la empresa representada por el abogado , Manuel Luviano Naranjo,  ; Felipe y su madre rindieron su declaración ante el Ministerio público respecto a lo que sabían de los hechos.

La madre visiblemente consternada y a ratos irrumpía con llanto su declaración que se daba en uno de los anexos de la fiscalía donde permaneció por más de cuatro horas  frente al fiscal que tomaba la declaración.

Felipe reflejaba en su rostro el dolor y la impotencia por la pérdida de sus dos hermanos; sin embargo sacaba fuerzas para pedir justicia por el atroz crimen de sus dos consanguíneos.

“Vemos los vídeos de como agredieron a dos personas que sólo iban a trabajar, estaban haciendo un estudio de mercado de tortillas procesadas y les sucedió eso en el primer día que llegaron a trabajar, no se vale, aun cuando los hayan  confundido, además no es justificación lo que la gente cometió”.

La apariencia física no debe ser motivo de confusión, no les da derecho de incriminarlos, tratarlos como delincuentes, que los hayan tratado de esa forma tan bárbara, dijo.

Rey David y José Abraham llevaban más de 3 años trabajando como encuestadores, lo habían hecho en otras compañías.

Cambiaban con frecuencia, prestaban sus servicios en otras empresas de mercadotecnia, lo hacían porque estas no dan prestaciones laborales, por eso sus hermanos buscaban otras empresas que mejoraran sus ingresos económicos.

Por información que tienen en Marketing Reaser solo tenían un seguro de vida, y ante los hechos se ha hecho responsable de los gastos que generen su traslado, además están buscando que den ayuda a dos de sus sobrinos que son gemelos  y su mamá.

Por los hechos lamentables señaló que pide justicia, que caiga todo el peso de la ley con los responsables que las autoridades saben quiénes son, se ve en los videos donde se ve como los están golpeando como si fueran unos perros o animales y esa es una prueba, lo único que deben hacer las autoridades es su trabajo, porque el estado tiene autoridades y leyes que se deben respetar.

Un grupo de mujeres tocaron las campanas

Enrique Camargo Meléndez, sacerdote de San Juan Bautista, parroquia que se encuentra a un costado de la presidencia municipal, declaró que el lunes 19 alrededor de las 7 de la noche, estaba oficiando misa, a las 19:20 horas, un grupo de señoras acudió a la parroquia para que se tocaran las campanas, les preguntaron ¿Para qué?, Le respondieron que andaban robando niños y secuestrando personas.

Él les dijo que tenían que ser responsables “porque luego hacen desastres a nivel material y luego no hay responsables y hoy está el lamentable hecho de la muerte de las dos personas que son inocentes”.

Este es un acontecimiento negativo, “no podemos privar de la vida a las personas porque es lo más sagrado que tenemos y se debe respetar”; este tema se debe tratar más a fondo, se tiene que trabajar en los valores en familia, valores del evangelio que los lleven a vivir la fraternidad, la comunión para vivir en la verdad y la justicia, la paz y trabajar por la reconciliación.

Camargo Meléndez añadió que a pesar de existir un reglamento donde se establece que solo el Sacristán es la persona responsable de tocar las campanas para la eucaristía y los servicios que se dan en la iglesia, pero la gente no acata esta disposición, por eso se debe resolver el problema jurídico y de fondo que hay.

El clérigo no descartó que en lo subsecuente si alguna o algunas personas tocan las campanas para algo indebido procederán penalmente en su contra, porque debe haber un orden y respeto en el templo.  

Limpian el Palacio

Este miércoles, más de  300 trabajadores del Gobierno municipal trabajaron en la rehabilitación de las áreas quemadas, destrozadas y saqueadas. El secretario del Ayuntamiento, Juan Guzmán, confirmó que los daños y saqueos, después del linchamiento, ascienden a más de 3.5 millones de pesos.

Adelantó que el jurídico del municipio trabaja en la identificación de las personas que participaron en el linchamiento a través de los videos de redes sociales y otros que les entregaron los propios vecinos.

Somos corresponsables; Obispo

Hay agresores y agraviados. Hay agresores responsables en diverso grado. No alcanzo a conocer muchos detalles. Los hechos pueden tener pocos o muchos antecedentes previos. De alguna manera toda la sociedad, especialmente la comunidad cristiana, está afectada por este hecho. No podemos quedar insensibles y ajenos. Somos corresponsables especialmente de lo que pueda suceder en el futuro inmediato.

Llamo a todos a recapacitar en el hecho y cómo nos involucre. Hay que buscar la verdad y la justicia, pero con rostro y corazón humano en el que Dios tenga su morada.

Llamo a todos a perdonar y pedir perdón. No es algo fácil, hay que hacer violencia interior. Pero llamo a pasar de la locura de la violencia a la locura del perdón, repito: solicitarlo y concederlo. Me explico: es locura porque va más allá de la razón el dejar desatar la violencia y también el llegar a perdonar a pesar de todo. Quien no está sanado en su corazón, se debilita para ayudar a otros.

La guerra inicia en el corazón humano. Ahí debe nacer la decisión de construir la paz profunda. Importante asumir esto: puedo-quiero-elijo-me decido a perdonar a pedir perdón.

El proceso para llegar a la paz es lento, delicado y exigente, pero muy fructuoso. Requiere lo siguiente: honrar profundamente y acoger el dolor de las personas que han sido víctimas; reconocer con honestidad y cabalmente la participación agresiva; construir y reconstruir la verdad; promover la justicia restaurativa; hacer reparación del daño; llegar a la suficiente garantía de no repetir la ofensa; vivir el proceso del perdón solicitado y concedido; experimentar el gozo de la reconciliación, que da la paz profunda.