• Regístrate
Estás leyendo: Líder de taxistas en León se construye castillo con lago
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 14:29 Hoy

Líder de taxistas en León se construye castillo con lago

La finca de Fernando García Munguía tiene 120 hectáreas, cuenta con un lago artificial, caballerizas, plaza de toros, alberca, jardines, una casa principal y dos más para visitas.

1 / 6
Publicidad
Publicidad

El líder sindical y socio mayoritario de Taxitel, Fernando García Murguía, -beneficiario de más de 164 concesiones de taxis-, posee una casa de campo llamada “El Castillo” donde mandó construir su propia laguna artificial, caballerizas, plaza de toros y alberca. Todo un edén en Manuel Doblado.

TE RECOMENDAMOS: De taxista a dueño de castillo

Desde hace 30 años, García Murguía ha sido el secretario general del Sindicato Regional del Autotransporte de Guanajuato Francisco Villa y, al mismo tiempo, el principal accionista de Taxitel en 22 años.

Durante las gestiones de los gobernadores priistas Juan José Torres Landa, Manuel M. Moreno, Luis H. Ducoing Gamba, Enrique Velasco Ibarra y Rafael Corrales Ayala, Fernando García prácticamente se adueñó del sindicato cuando fue nombrado secretario general en 1986.

El líder sindical ha acaparado durante varios años el sector del autotransporte en León, primero con las concesiones de taxis, luego se sumaron los camiones urbanos y ahora con los vehículos que realizan servicios ejecutivos a través de la plataforma WIGO.

El secretario general del Sindicato Doctor Mora, Fidencio Palomino Bolaños acusa a Fernando García de quedarse con 150 concesiones que eran para los trabajadores en el año de 1990, y con las que creó una empresa personal.

La monopolización del servicio de transporte en distintas modalidades en León, le ha dado tanto a Fernando García Murguía, como a su familia, amplios beneficios económicos y políticos.

Hacia la carretera nueva de Manuel Doblado, a tan sólo unos metros de la comunidad de Calzada de Tepozán, se aprecia un letrero que dice “Potrero del Castillo”, para señalar un camino de tierra que conduce a la majestuosa casa de campo de Fernando García Murguía.

El camino principal a la entrada está custodiado por grandes árboles de eucalipto. La entrada de la finca es de piedra del tipo rústico y tiene un portón eléctrico para acceder a la propiedad que posee una extensión de 120 hectáreas.

MILENIO confirmó la dimensión de la propiedad. Esta cuenta con una laguna artificial que tiene una extensión de casi 14 hectáreas, la cual resguarda el sitio simulando una fortaleza.

Incluso los habitantes de la comunidad cercana en Calzada del Tepozán, lo identifican como “El Castillo”, pues así es reconocido por la torre que se observa a la distancia.

Un castillo en Manuel Doblado

El Potrero del Castillo posee su propia Plaza de Toros, caballerizas, dos casas de dos plantas que son ocupadas para las visitas, una alberca, una hacienda principal, amplios jardines, un taller de trabajo que resguarda al menos cuatro tractores, una antena telefónica, un redondel para entrenar caballos, una fuente y una glorieta vial circular.

Además, tiene una laguna artificial que a su vez, cuenta con dos pequeñas islas, una de ellas con una palapa con un pequeño muelle, y una caseta de vigilancia a un costado del cuerpo de agua.

El Castillo esta en tierras de riego. Tardaron varios años para construir la laguna, ya que primero cavaron un hoyo con maquinaria y retroexcavadores para sacar la tierra. Este proceso requirió de dos etapas: la primera fue hace ocho años y la segunda hace cinco.

La laguna artificial es alimentada a través de bombas eléctricas, que succionan el agua de los dos pozos que están en la hacienda. Tiene una extensión de 14 hectáreas de largo y varios metros de profundidad, según explicó el Comisario Ejidal del Tepozán, Félix Fernández.

En el lugar trabajan 10 personas de planta, ellas le dan mantenimiento a la hacienda y también cuidan de los caballos.

Pero en Semana Santa contratan más personas para arreglar el rancho, pues es utilizado para eventos especiales. Incluso, los habitantes de la comunidad han atestiguado la visita de figuras artísticas como Silvia Pinal y Vicente Fernández.

Testimonios, además de documentos del historial catastral del municipio de Manuel Doblado en manos de MILENIO, acreditan que la propiedad es del líder sindical, Fernando García Murguía.

De las casi 120 hectáreas que forman la finca “El Potrero del Castillo”, 40 están a nombre de García Murguía, según se consigna con los números de predios rústicos en las cuentas B-000071-001 y M-0000282-001.

Estas tierras, que están bajo el régimen de “pequeña propiedad”, fueron adquiridas por el líder transportista el 2 de julio de 1986. Enrique Durán Llamas, Notario Público No. 82, dio fe del dominio de traslado. Ese mismo año, Fernando García Murguía fue nombrado secretario general del sindicato.

Los comuneros de Calzada de Tepozán confirmaron a MILENIO que el líder sindical adquirió “El Potrero del Castillo”, solo con una pequeña casa construida y lo demás era tierra de cultivo. Por lo que, primero unificó los predios, y luego construyó lo que ahora es una amplia casa de descanso.

Relataron que los trabajadores de Fernando García continúan sembrando las tierras que están a un costado de la finca, cosechan maíz, sorgo y alfalfa, que usan regularmente para darle de comer a los caballos.

Los habitantes de la comunidad declararon que la familia de ‘Don Fernando’ ha buscado adquirir más tierras ejidales para ampliar su rancho, y han ofrecido en promedio 160 mil pesos por hectárea.

Félix Fernández, comisario ejidal de la comunidad Calzada de Tepozán, explicó a MILENIO que aparte de los terrenos de “pequeña propiedad” de más de 100 hectáreas, Fernando García Murguía adquirió ocho hectáreas más del ejido.

“Parece un castillo porque está muy bonito, tiene su lago, donde vienen turistas al lugar, es como si fuera una playa. Ahí, se la pasan jugando en chalupas (kayaks) y lanchas de motor, es un rancho bien bonito, que lo controló bien Don Fernando”, manifestó.

El Comisario Ejidal manifestó que los propietarios duraron bastante tiempo para construir la laguna, porque antes eran solo tierras para cultivo de maíz y sorgo.

“Ellos se llevaron bastante tiempo construyendo la laguna, era terreno parejo como aquí, metieron maquinaria e hicieron bordos, ahorita tienen pescados, de esos que les decimos mojarras, pero le sirve para sus fiestas también", comentó.

El Comisario Ejidal manifestó que han visto a Fernando García y a sus familiares cabalgar en la comunidad. Incluso, consideró que son buenos vecinos, pues les han dado empleo a los habitantes de la zona.

“Se pasean en sus caballos, vienen aquí a la comunidad y también se pasean por el lugar. Son buenos vecinos, le dan empleo a la comunidad de aquí, también a las personas, cuando ellos necesitan persona vienen a la comunidad, y se los llevan a trabajar”, dijo.

Por su parte, Arturo Soto, comunero de Calzada de Tepozán, dijo a MILENIO que trabajó durante tres meses en “El Castillo”, colocando bardas de piedra para la caballeriza y haciendo unas fosas.

“Hicieron el lago hace un rato, sacaron la tierra con máquinas, en medio del lago, construyeron un circulo con una palapa, como para hacer un día de campo. También tienen peces en el lago, no se de cuál sea, pero están gorditos y están buenos para comerse”, indicó.

Explicó que en ocasiones meten lanchas al lago, luego se ve movimiento como si estuvieran ‘turisteando’.

El comunero dijo que antes de que “El Castillo” perteneciera a Fernando García Murguía, solo eran tierras de cultivo en donde se sembraba maíz y sorgo, además de que el anterior dueño solo tenía caballos.

Sin respuesta del líder sindical

MILENIO buscó una postura por parte de Fernando García Murguía en sus oficinas en Taxitel, sin embargo, no se obtuvo ninguna respuesta al informarse que el tema tenía que verse con el director general Gustavo Ascencio. Del corporativo Taxitel se ofrecieron a devolver la llamada posteriormente.

VJCM

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.