Feligreses piden libertad de cura acusado de pederasta

Habitantes del municipio de Soledad de Graciano Sánchez acudieron al Cereso de la Pila para solicitar al juez la libertad de Guillermo Gil Torres

SLP

Guillermo Gil Torres, sacerdote en prisión por el delito de abuso sexual en perjuicio de un menor de edad, en sus once años de ejercer el sacerdocio “tiene un expediente limpio”, pero serán las autoridades judiciales la que definan si es culpable o no, Marco Antonio Luna Aguilar, apoderado legal de la Arquidiócesis de San Luis Potosí.

Medio centenar de habitantes de la colonia 21 de marzo del municipio de Soledad de Graciano Sánchez, se congregaron junto a la sede del Centro de Reinserción Social de La Pila donde se encuentra recluido Gil Torres y solicitaron su libertad.

En entrevista respecto de Gil Torres a quien un juez le dictó auto de formal prisión acusado de abuso sexual, precisó que el ahora detenido “tiene once años de ministerio sacerdotal”, llegó a San Luis luego de permanecer en una Misión en África donde enfermó de Malaria.

“Es un sacerdote que ha tenido un expediente limpio” y se le recibió desde que regresó de África y “estuvo como vicario parroquial en San Pío X en la colonia Himno Nacional y luego en la parroquia de las Tres Aves Marías en la colonia Burócrata y después pasó a la iglesia de Santa Rosa de Lima”.

Agregó que “el padre Guillermo se ha desempeñado con un trabajo muy cercano a la comunidad”.

En es ese sentido, Luna Aguilar justificó que feligreses de la iglesia de Santa Rosa de Lima en el municipio de Soledad de Graciano Sánchez, se hayan manifestado este martes afuera de las instalaciones de la Penitenciaría del Estado para demandar la liberación del sacerdote.

Dijo que “la comunidad tiene todo el derecho de expresarse y de ser escuchada pues si alguien conoce la forma de vida del padre Guillermo es su comunidad”. Pidió a las autoridades de gobierno que escuchen a los feligreses.

El apoderado legal de la Arquidiócesis señaló que “nosotros no conocemos el expediente judicial, pero esperamos que la autoridad lo juzgue en un proceso y aplique una sentencia donde se actúe con justicia”.

La iglesia le pide al juez de la causa que “al padre Guillermo se le trate como a cualquier ciudadano”.

Cuestionado sobre si el sacerdote Gil Torres pudiera ser un chivo expiatorio de las autoridades ante el hecho de que el ex sacerdote Eduardo Córdova Bautista se fugó y nadie sabe de su paradero, Luna Aguilar dijo que “nosotros no podemos juzgar las acciones que se están tomando, nosotros vamos a respetar lo que defina la autoridad judicial”.

Al juez, dijo, “le pedimos que se respeten los derechos y garantías del detenido, pedimos que se haga un proceso justo y que se actúe conforme a derecho”.

De la situación de Gil Torres ante la iglesia, dijo que está suspendido de sus ministerios y está en curso un proceso canónico que en su momento tendrá un fallo por parte de la Arquidiócesis y de la Santa Sede.

Entre tanto, un grupo de mujeres feligreses de la iglesia que estaba a cargo de Gil Torres, se manifestaron afuera de la  Penitenciaría del Estado en la delegación municipal de La Pila, en donde realizaron una jornada de oraciones por su párroco.