Liberan trabajadores del Congreso de Oaxaca

Habitantes de San Nicolás Mihuatlán con machetes y palos en las manos pedían a los legisladores locales la desaparición de poderes de su ayuntamiento.
Empleados de la Cámara de Diputados y estudiantes de Bachilleres estuvieron seis horas retenidos por un grupo de habitantes de San Nicolás Mihuatlán.
Empleados de la Cámara de Diputados y estudiantes de Bachilleres estuvieron seis horas retenidos por un grupo de habitantes de San Nicolás Mihuatlán. (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

Luego de mas de seis horas de estar retenidos, fueron liberados los trabajadores sindicalizados que permanecían privados de su libertad en la sede de la Cámara de Diputados estatal, por un grupo de habitantes del municipio de San Nicolás Mihuatlán que con machetes y palos en las manos pedían a los legisladores locales la desaparición de poderes de su ayuntamiento.

Junto con los empleados también fueron liberados, un grupo de estudiantes del colegio de Bachilleres de Oaxaca (COBAO) que realizaban sus prácticas estudiantiles, algunas autoridades municipales que acudían por gestiones y diversos usuarios.

Al cerrarse la negociación, los inconformes cerraron las puertas de acceso a la sede legislativa, mostrando una actitud beligerante con quien tratara de pasar recados por las rejas, o alimentos.

Incluso, el vehículo de la coordinadora parlamentaria del Partido Acción Nacional (PAN) Natividad Díaz, fue agredido con piedras que le lanzaron los manifestantes.

El cierre de las puertas de la Cámara de Diputados ocurrió poco después del medio día, momento en que algunos empleados lograron ser desalojados, no obstante una gran mayoría se quedo encerrado por la actitud violenta que mostraron los manifestantes, que hasta las puertas del estacionamiento y las salidas de emergencia bloquearon.

Durante el tiempo que duro la toma de la sede legislativo, se registraron jaloneos y enfrentamientos verbales entre los trabajadores sindicalizados y el grupo inconformes.

Los manifestantes exigían una mesa de diálogo con diputados integrantes de la Comisión de Gobernación para exigir la desaparición de los poderes municipales.

José Tomas Pinacho representante del municipio de San Nicolás Miahuatlán, acusó al priista Orlando Omar Pérez Soriano, de imponerse como alcalde mediante un asamblea comunitaria donde se reportaron diversas irregularidades y que fue avalada por argucias legales, que certificó un Notario Público.

Dijo que el alcalde impuesto se han quedado con los recursos de las participaciones otorgadas por la Secretaría de Finanzas y no ha realizado ni ejecutado ninguna obra en el poblado.

Acusó a un "grupito" de priistas de tener metidas las manos detrás de las irregularidades de proteger Pérez Soriano.

Tomas Pinacho, exigió al Consejo General del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana, se convoque a elecciones extraordinarias para que el pueblo designe a una autoridad electa legítimamente.

En los puntos de solución con los inconformes se acordó iniciar el procedimiento ante la comisión de gobernación para desaparecer los poderes municipales, previo a la práctica de una auditoria para determinar los manejos indebidos del gasto público.