Inconstitucionales, dos artículos de ley de salud en BC

La Suprema Corte de Justicia encontró que estos asrtículos discriminan a los menores con capacidades diferentes  al no permitirles el uso de cualquier guardería.
Guarderías
Archivo. (Ricardo Hernández)

Ciudad de México

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró inconstitucional dos artículos de la Ley de Salud Pública de Baja California que discriminaba a los menores de edad con "discapacidad dependiente", al no permitirles hacer uso de cualquier guardería.

La sesión tuvo un giro, porque el ministro Fernando Franco González Salas pidió retirar los argumentos que hizo sobre el tema el pasado 5 de febrero, además de que ofreció una disculpa pública.

Ese día manifestó que los niños con discapacidad dependiente no fueran admitidos, porque les podía causar un "impacto muy fuerte" a otros menores de edad.

El ministro retiró sus comentarios, debido a que organizaciones civiles y derechos humanos lo exhibieron en las redes sociales, y lo cuestionaron porque sus palabras eran "inconcebibles para alguien de su responsabilidad social y formación intelectual."

La semana pasada González Sala se refirió al tema de la siguiente manera:

"El Teletón define la discapacidad dependiente de los niños como la limitación que presenta el niño o niña que tiene daño cerebral severo, por lo cual requiere de la ayuda total de un familiar para la alimentación, vestido, comunicación, higiene y traslado".

Y "en todos los ordenamientos que se refieren a guarderías, y no voy a leerles lo que está en la literatura del Seguro Social, del ISSSTE, del DIF, tienen que tener una ubicación especial y separada, porque también está demostrado que a los demás niños que pueden estar en la guardería, les puede afectar el tener el contacto con este tipo de menores, que lógicamente nos presentan a todos un impacto muy fuerte, cuando los vemos y vemos sus condiciones".

Ayer, al inició de la sesión, el ministro reveló que la noche del domingo recibió por correo electrónico, tres cartas firmadas por personas físicas y organizaciones en las cuales le recriminan duramente algunas expresiones que utilizó en su intervención, por considerarlas discriminatorias y tendientes a la segregación, aislamiento o separación de los menores con discapacidad dependiente.

"Quiero ofrecer a esas organizaciones y personas, como me lo piden, una disculpa pública, al igual que reconocer que algunas de mis expresiones parecieran inadecuadas y poco sensibles.

"Soy profundamente solidario y respetuoso de la comunidad de personas con discapacidad, con quienes me solidarizo en su lucha y esfuerzos que todos los días realizan por superarse.

"En ningún momento, fue mi intención darles ese sentido ni tampoco lastimar o molestar a nadie con mi intervención...", declaró.