Levanta CETEG su último campamento en Chilpancingo

Desde octubre de 2014, instalaron plantones y tomaron edificios para reclamar la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala.    
Por la tarde, inició el desmantelamiento de su último campamento que quedaba en Chilpancingo, aunque dijeron que solo era un repliegue mientas se realiza el cambio de su dirigencia.
Por la tarde, inició el desmantelamiento de su último campamento que quedaba en Chilpancingo, aunque dijeron que solo era un repliegue mientas se realiza el cambio de su dirigencia. (Rogelio Agustín)

Chilpancingo

El magisterio disidente levantó el último campamento que mantenía en las calles de Chilpancingo, luego de incorporarse al movimiento en pro de la presentación con vida de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, que fueron desaparecidos la noche del 26 de septiembre de 2014.

La decisión se tomó con la intención de que la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) esté en condiciones de organizar un Congreso estatal en el que habrá de renovar a su dirigencia.

A las 14:13 horas del viernes 9 de diciembre, el secretario general de la CETEG, Ramos Reyes Guerrero dio a conocer la determinación de desmantelar lo último que quedaba de campamento en la ciudad, para esperar el nombramiento de delegados al Congreso general en el que se designará a un sucesor.

Aclaró que dicha acción no implica que el movimiento a favor de los estudiantes desaparecidos en Iguala de la Independencia esté llegando a su fin, pero refirió que habrá un rediseño en la estrategia de lucha, sin renunciar a la posibilidad de que se vuelvan a movilizarse las veces que sea necesario.

"No vamos a levantar nuestro plantón de manera definitiva; es un repliegue que realizamos por mientras nos organizamos para iniciar el proceso del cambio de nuestro comité", precisó el actual dirigente de la CETEG, Ramos Reyes Guerrero.

En el tramo de calles que va del conjunto habitacional de Infonavit hacia la avenida Ruffo Figueroa quedaban decenas de casas de campaña, así como tendidos de lona semivacíos, con algunos enseres domésticos, sillas, cobertores y colchones viejos.

Antes de liberar esa parte de la ciudad, ubicada en la colonia Burocratas, la CETEG estuvo apoderada de la plaza central Primer Congreso de Anáhuac, el ayuntamiento de Chilpancingo, el edificio del Ex Ineban y dos de los cuatro carriles de la avenida Ruffo Figueroa.

La toma de los edificios y calles comenzó el 8 de octubre de 2014, a pocos días de los ataques perpetrados en Iguala, el tramo del que se levantaron estar tarde, era el único vestigio que quedaba en la ciudad del movimiento encaminado a reclamar la presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa.


MMR