• Regístrate
Estás leyendo: Leo, de los escombros al saludo de su ídolo Messi
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 11:04 Hoy

Leo, de los escombros al saludo de su ídolo Messi

Sufrió cuatro paros cardiorrespiratorios; su corazón quedó muy lastimado; llegó al hospital con 1 por ciento de vida, hoy está recuperado, aunque sufre problemas renales.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Selene Flores

Cuando Leonardo Farías Quintero fue sacado de entre los escombros del colegio Rébsamen, aún estaba consciente. El pequeño de ocho años pasó siete horas bajo enormes y pesadas columnas de cemento que prensaron sus piernas.

“Yo escuché a Leo, yo estoy seguro que lo escuché cuando gritó que quería que lo sacáramos. Entonces eso me alentó. Yo creo que fue justo en el momento en que más mal nos sentíamos, que estábamos cayendo en una resignación.”

Fabián Farías, su padre, dice que ya en la ambulancia, Leonardo luchaba por quitarse la mascarilla de oxígeno. Gritaba y pataleaba hasta que de pronto desfalleció.

“Me asusté muchísimo, pensé que se me iba mi hijo”.

Fabián dice que siente culpabilidad. Hace apenas unos meses decidió mudarse con su familia a Coapa, una de las zonas al sur de Ciudad de México más afectadas por el sismo del pasado 19 de septiembre. Y decidió también que sus hijos estudiarían en el Rébsamen.

Las peores noticias llegaron cuando Leonardo ingresó casi muerto al área de urgencias del Hospital Naval de Alta Especialidad de la Marina.

“Tenía uno por ciento de vida, llegó muy mal. Sufrió cuatro paros cardiorrespiratorios. Su corazón quedó muy lastimado”, recuerda el papá.

Los médicos daban pocas esperanzas. Sus piernas corrían el riesgo de ser amputadas. Le habían inducido el coma. Aún así, su madre nunca perdió la esperanza. Yanin Quintero dice que desde que Leonardo estaba atrapado su esposo le pidió algo que fue lo más duro de su vida: hacerse a la idea de que Leo ya no estaría con vida. Ella se negaba.

“Mi corazón de madre me decía que estaba vivo. Cuando ingresó al hospital fue cuando más esperanza tenía. Mi corazón de madre me decía que se recuperaría”, relata.

La historia del colegio Rébsamen y Leonardo, el niño que pasó siete horas atrapado, rápidamente traspasó fronteras. Llegó hasta oídos del futbolista Lionel Messi. Curiosamente, el jugador preferido del pequeño. Frente a una cámara de video el crack se apostó y le hizo llegar un breve pero emotivo mensaje:

“Hola Leo, quería mandarte un saludo grande. Desearte toda la fuerza desde acá y lo mejor para vos. Un beso grande, ciao”, le expresó.

El mensaje del ídolo del futbol mundial sacudió las redes. Pronto los parabienes se multiplicaron. Más futbolistas y civiles enviaban bendiciones y buenos deseos. Como si eso hubiera tenido algo que ver, Leonardo reaccionó de inmediato.

“El siguiente día tenía 10 por ciento de vida, al otro día 20, y así. Ahorita mi hijo tiene ciento por ciento de vida. O sea, está bien. Gracias a toda la gente, a todos los futbolistas y a todo el mundo que se ha tomado el tiempo para mandarle esas dedicatorias a mi hijo”

Dicen que Leonardo ya ha podido ver todos los mensajes. Ya no está intubado, respira por sí mismo, abre los ojos, habla perfectamente y de pronto se le ve sonreir. Otros días despierta gritando, llorando, porque piensa que está temblando. Aterrado dice el nombre de sus compañeros de clase. En el Rébsamen murieron 19 niños y rescataron a 11.

“Hay que tratar a mí Leonardo, pero los doctores están sorprendidos totalmente del milagro tan grande. Ellos mismos dicen que fue una lucha muy fuerte; entonces, es algo inexplicable”.

Leonardo, alumno de segundo de primaria, ahora lucha por superar una insuficiencia renal, a consecuencia de la desgracia. Pero está vivo. Es parte de uno de los milagros que esta familia atestiguó ese día. En la misma escuela estudiaban también sus dos hermanos. Ellos lograron ser rescatados casi de inmediato.

En las impactantes imágenes que circulan por redes sociales y medios de comunicación, se les puede ver llenos de polvo y lágrimas, pero con su cuerpo intacto.

Hoy, los pequeños sobrevivientes, sus hermanos, juegan fuera del hospital como si nada hubiera ocurrido. Pero si uno se fija bien, los acompaña una enfermera que trata su estrés postraumático. Más tarde saltan de felicidad cuando logran hacer contacto con su hermano a través de una videollamada. El momento se convierte en una verdadera fiesta.

“¡Te extrañamos Leo, recupérate pronto!”, gritan. Leonardo, el niño que tenía uno por ciento de vida y sobrevivió al Rébsamen.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.