• Regístrate
Estás leyendo: La Federación y CdMx riñen ahora por obras
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 09:36 Hoy

La Federación y CdMx riñen ahora por obras

Ni el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, ni el presidente Peña Nieto acudirán a la apertura de la ampliación de la Autopista Urbana Sur.

Publicidad
Publicidad

Ilich Valdez

Los gobiernos federal y de Ciudad de México concluyeron la ampliación de la Autopista Urbana Sur en su tramo de Periférico a San Fernando, sobre Viaducto Tlalpan, y su continuación Viaducto Elevado, de San Fernando a la caseta a Cuernavaca, pero solo habrá apertura y no inauguración.

Sin embargo, ni el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, ni el presidente Enrique Peña Nieto estarán en la apertura, pero se espera que después realicen la inauguración formal de una obra que causó diferencias entre las dos administraciones por el tiempo que duró, las fechas cambiadas para la entrega, los libramientos para los trabajos y hasta por los recursos para realizarlos.

Tanto el gobierno federal como el de Ciudad de México concluyeron sus tramos casi con el mismo proceso de construcción, solo que con diferentes elementos, pues algunos utilizaron lámparas de led y otros solares, o elementos prefabricados y otros que se construyeron en el lugar.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes anunció que abrirá a la circulación el tramo de la autopista urbana Ciudad de México-Viaducto Elevado-Caseta Tlalpan, dijo su titular, Gerardo Ruiz Esparza.

“Estamos buscando la coordinación con el jefe de Gobierno. Prácticamente la obra está terminada. La idea que se le ha planteado a Mancera, y estoy esperando su respuesta, es que se ponga mañana (hoy) en operación”, dijo el funcionario federal.

En un recorrido por las obras del nuevo aeropuerto, comentó que de acuerdo con instrucciones de Peña Nieto, es que se tenga un periodo de gratuidad, en lo que la gente conoce la ruta, de ocho días.

El gobierno federal construyó un viaducto elevado sobre 5 kilómetros en la autopista México-Cuernavaca, de la zona de El Caminero a la caseta de Tlalpan.

Las obras iniciaron por parte de la Federación a finales de 2014 y fueron de 5 kilómetros, mientras que las de la capital empezaron en diciembre de 2015 y abarcaron 2 kilómetros.

La obra beneficiara a 36 mil usuarios por día, de lunes a viernes, y se espera que sábado y domingo se duplique por los flujos de salida hacia Guerrero, con rumbo a Acapulco, y Morelos, hacia Cuernavaca.

Durante un recorrido con MILENIO, el secretario de Obras y Servicios de la Ciudad de México, Édgar Tungüí, dijo que la ampliación de la Autopista Urbana Sur se trata de la continuación de la validad que llega de San Jerónimo hasta Periférico y Viaducto Tlalpan.

El funcionario señaló que dentro de la lógica de las autopistas urbanas, se busca que con esa obra una persona que venga de Querétaro o Toluca podrá conectarse hasta la autopista a Cuernavaca o viceversa.

El Gobierno de la Ciudad de México aprendió la lección de otras obras en las que cerraba todos los carriles. Ahora se tardó 10 meses por el proceso de construcción que se realizó, mientras que la Federación la empezó a finales de 2014 y en varias ocasiones cambió la fecha de entrega.

“Al ser Viaducto Tlalpan una vialidad importante para el flujo de autos, se evitó que la obras fueran invasivas; es decir, que cerraran por completo los carriles, además de que el gobierno de la ciudad obligó a la empresa constructora a crear cuatro puentes peatonales y rescatar espacios públicos y banquetas”, dijo el funcionario capitalino.

“Se le pidió a la concesionaria conservarse el concepto de Miguel Ángel Mancera de calle completa, que consiste en que se deben arreglar las banquetas, puentes peatonales y la carpeta asfáltica, además de los camellones.

“Entonces, trabajamos la parte de abajo, no solamente con el tema las banquetas, el arreglo de la carpeta asfáltica para que la gente que no quiera utilizar el segundo piso desde luego tenga un lugar adecuado por dónde circular”, aseguró.

La construcción de 2 kilómetros de vialidad elevada, de Periférico a Insurgentes, incluyó dos rampas de acceso y descenso, de 360 y 300 metros de longitud, respectivamente.

El funcionario dijo que con los métodos constructivos modernos se ha logrado disminuir en casi 50 por ciento el tiempo de construcción en este tipo de obra.

Esa vialidad elevada de 7 kilómetros, que serán en su totalidad de cobro y que tuvieron una inversión de más de 2 mil 400 millones de pesos, será abierta para que los automovilistas puedan ahorrar desde 40 hasta 60 por ciento del tiempo que empleaban para trasladarse del sur al poniente y norte de la ciudad.

Quienes decidan no pagar por utilizar la autopista urbana, pueden seguir circulando por Viaducto Tlalpan en sus carriles centrales de la parte libre.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.