• Regístrate
Estás leyendo: La donación de órganos es muy baja en NL
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 01:11 Hoy

La donación de órganos es muy baja en NL

María de los Ángeles Reyna Quintanilla, coordinadora del Centro Estatal de Trasplantes, señaló que la negativa familiar es de hasta 60 por ciento.

Publicidad
Publicidad

Daniela Mendoza Luna

La cultura de la donación de órganos en Nuevo León está llegando a su "mayoría de edad" aún con resultados muy regulares entre la población.

Aunque los primeros trasplantes en la entidad se realizaron prácticamente a la par que en el resto del mundo, entre 1966 y 1969, hasta el año de 1996 se creó el Centro Estatal de Trasplantes de Órganos y Tejidos.

María de los Ángeles Reyna Quintanilla, coordinadora de esta dependencia, señala en entrevista que a la fecha se han realizado 9 mil 477 trasplantes, cifra al primer semestre del año en curso.

Es en septiembre, cuando la entidad celebra el mes de la donación de órganos y el trasplante, cuando se intensifican las actividades académicas sobre este tema.

El resto del tiempo son los coordinadores de donación avalados por el Centro Nacional de Trasplantes y la Universidad Nacional Autónoma de México, quienes se encargan de hacer esta labor en los hospitales.

Reyna Quintanilla explica que se trata de casos especiales en que las personas pueden ser donadoras de órganos una vez que pierden la vida. Se requiere que la persona que vaya a donar pase por la muerte encefálica.

Esto sucede cuando el tallo cerebral deja de recibir sangre, a diferencia del paro cardio-respiratorio, que es el corazón deja de funcionar.

"Lamentablemente para obtener órganos se requiere de una muerte muy especial, que es la muerte encefálica, sin embargo la población en general, de lo que vamos a morir es de un paro cardiaco y en ese momento por la supresión de sangre, mueren los órganos, lo único que queda utilizable son las córneas", señala la funcionaria estatal.

A decir de la especialista, esto va a reduciendo el universo de donadores, pues sólo 3 por ciento de las personas que pierde la vida por muerte encefálica son candidatas idóneos para la donación de sus órganos, pues la incidencia de enfermedades crónico degenerativas es muy alta en la actualidad.

Señala que este tipo de muerte se produce regularmente por un accidente o bien por herida de proyectil.

Los órganos que se pueden donar en caso de una muerte encefálica son el corazón, los riñones, el hígado, los pulmones, páncreas y diversos tejidos.

"De este 3 por ciento, digamos un hospital reporta 50 muertes encefálicas al año, invariablemente el 50 por ciento son contraindicaciones médicas, es decir que el donante tenía alguna enfermedad crónico degenerativa, o bien hay negativas judiciales.

"De allí la negativa familiar varía, pero está entre el 50 y el 60 por ciento, cada vez disminuye más y las campañas, así como la sensibilización funcionar, pero no en todos los casos", dijo la funcionaria.

En la mayor parte de los casos, la familia se niega a la donación aún y cuando la persona manifestó en vida que este era su deseo.

Por ello, la especialista hace énfasis en que es importante realizar un proceso de concientización, socializar esta determinación y pedir que se respete la voluntad del ser querido que ya no está.

María de los Ángeles Reyna Quintanilla explica que también existen casos en lo que los mismos allegados buscan realizar la donación altruista, aunque su familiar no lo haya manifestado así en vida.

En la entidad, los trasplantes más solicitados son los de riñón y córnea, y si bien existe un equilibrio entre el personal humano capacitado para realizar estos procedimientos, así como las instalaciones médicas idóneas, siguen faltando donadores.

"Esto nos ayuda para que cuando haya un donante en algún otro estado y no tengan las posibilidades de trasplantarlo por algún motivo, se traen al estado estos órganos como un regalo de vida para las personas", dijo Reyna Quintanilla.

Son 26 los espacios médicos en Nuevo León, con licencia para realizar un trasplante de órganos, siendo la clínica 25 del Seguro Social y el hospital Universitario, donde más se realizan este tipo de procedimientos, sobre todo en riñón y córnea.

Además existe un banco de córneas y un banco de huesos.

Las leyes mexicanas prohíben la extracción de órganos en establecimientos que no cuenten con la licencia sanitaria, como en el servicio médico forense, hospitales que no cuenten con licencia, funerarias, casas particulares o cualquier otro lugar.

Si algún espacio médico desea conseguir esta licencia es necesario realizar un trámite en la Comisión Federal para la Protección de Riesgo Sanitario (Cofepris).

La lucha contra los mitos

Existen diversos mitos o temas pendientes en cuanto a la cultura de la donación, que se han ido propagando entre las personas, muchos de ellos falsos, a decir de los especialistas.

Por ejemplo, el hecho de cargar una credencial de donador no significa que en caso de accidente a esa persona "se le deje morir" para poder utilizar sus órganos en otra, pues los nosocomios están obligados a procurar restablecer la vida del paciente, antes siquiera de considerar esta situación.

Otro de los aspectos a considerar es que por lo general los órganos quedan imposibilitados para trasplantarse cuando el paciente fallecido sufre un accidente fuerte.

Además no sólo basta tener la voluntad de donar y portar una identificación, también hay que reiterar esta determinación a la familia más cercana, para que llegado el momento, la respeten.

No todos los donadores vivos (de riñón o hígado) deben ser familiares, pues sólo al ser compatibles es posible realizar el procedimiento.

Para mayores informes sobre el tema, está disponible el teléfono 8130-7053 del Programa de Trasplantes de Órganos y Tejidos, de la Secretaría de Salud estatal.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.