Jornaleros rescatados iba a ser trasladados a otros estados

El director de la Unidad de Delegaciones Federales del Trabajo de la STyPS, Víctor Manuel Torres, informó que la empresa Corporativo El Cerezo tiene más campos de trabajo que ya son investigados.  
El funcionario dijo que existen más campos de trabajo de la empresa Corporativo El Cerezo Sociedad Agrícola.
El funcionario dijo que existen más campos de trabajo de la empresa Corporativo El Cerezo Sociedad Agrícola. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Los 200 jornaleros que fueron rescatados en Baja California Sur, iban a ser trasladados a estados como Sinaloa, Sonora, Guanajuato y Michoacán, para seguir laborando, reveló Víctor Manuel Torres, director de la Unidad de Delegaciones Federales del Trabajo de la Secretaría del Trabajo.

“Lo que nos señalan los propios enganchadores, que fueron presentados ante el Ministerio Público es que iban a llevarlos a campos de Sinaloa, campos de Sonora y nosotros hemos identificado domicilios fiscales en Guanajuato y Michoacán”.

Agregó que desde hace una semana fueron detectados otros campos de trabajo de la empresa Corporativo El Cerezo Sociedad Agrícola, sin embargo, hasta el momento no se han encontrado más jornaleros.

“No hemos encontrado más trabajadores, sin embargo, tienen más campos de trabajo que estamos inspeccionando desde la semana pasada, no se ha encontrado una situación similar a las de Comondú.”

Sobre los dueños, el funcionario federal dijo que ya hay contacto con ellos, los cuales deberán responder por las condiciones en las que se explotaba a los jornaleros.

“La ley no los exime porque aunque los contrató un tercero, ellos son responsables de los trabajadores”.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social rescató a más 200 indígenas tarahumaras que laboraban en condiciones de explotación e infrahumanas en dos municipios de Baja California Sur, informó el titular de la dependencia, Alfonso Navarrete.

El funcionario federal detalló que los indígenas, entre los que se encontraban hombres, mujeres y niños, fueron reclutados en Creel, Chihuahua, por la empresa Corporativo El Cerezo Sociedad Agrícola, con domicilio en Guanajuato y trasladados con engaños para trabajar en Comondú en condiciones vergonzosas, ilegales, insalubres y de miseria salarial.