• Regístrate
Estás leyendo: Jardines del Carmen: entre incertidumbre y esperanza
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 07:34 Hoy

Jardines del Carmen: entre incertidumbre y esperanza

La barda que se construyó para separar el área de riesgo resulta una molestia para quienes tienen a sus difuntos del otro lado, y aunque peligroso, no dejan de acudir a visitarlos.

Publicidad
Publicidad

Luis Alberto López

De nueva cuenta la barda colocada para separar un área de riesgo del Panteón Jardines del Carmen no fue impedimento para que los familiares de algunos difuntos acudieran y utilizaran un par de boquetes para entrar.

Pese al riesgo, no fue impedimento para que niños, jóvenes y adultos mayores optaran por esa medida.

Tampoco se quedaron atrás los músicos, los comerciantes de flores y las personas enfocadas al arreglo de lápidas que acudieron para darle color a la zona.

"Al principio nos valía la barda y nos brincábamos, pues nos decían que pusiéramos una placa en el muro con el nombre de nuestro familiar, pero nuestro ser querido está acá", afirma María de la Luz Soto, quien acudió junto con otros familiares a visitar su madre que lleva 6 años sepultada en el cementerio.

Recuerda que uno de los momentos de mayor impotencia fue cuando cerraron el panteón durante un año.

Para Luz Soto la impotencia sigue, pero también hay esperanza de poder trasladar los restos de su madre a otro lugar.

"Se dijo que habría otro panteón al principio y no hemos sabido nada. No me he acercado a preguntar porque me dijeron que cuando mi familiar cumpla 7 años aquí puedo pedir la exhumación y si no, vamos a empezar a 'poner gorro', como luego dicen", expresó.[OBJECT]

Por su lado, Estela Pérez debe lidiar desde hace 3 años con un doble problema: la pérdida de su hijo y la angustia de que su tumba pueda hundirse.

Raymundo Nava falleció a los 24 años de edad y fue enterrado durante los primeros días de septiembre del 2012, es decir, poco antes de que la lluvia intensa de mediados de mes de aquel año, ocasionara que varias las tumbas de una zona del cementerio quedaran literalmente bajo el agua.

"Me hubiera gustado venir todos los días porque tengo cerca el panteón, pero por lo que sucedió pasaron 2 años sin poder y apenas lo logramos", afirmó.

La madre recuerda que las promesas al pasar los años fueron varias, pero dice desconocer lo que recientemente fue anunciado por el alcalde Miguel Ángel Riquelme Solís, en el sentido de que será abierto un nuevo cementerio y podría servir para trasladar los cuerpos del área afectada.

"No nos han dicho nada ni dado resultados. Nada más cuando vinieron a ver las cosas prometieron y luego se les olvidó todo", reclamó.

Estela vive a espaldas del cementerio en la colonia Santiago Ramírez y cuenta que cuando llueve, no puede dejar atrás la preocupación de que los terrenos del cementerio sufran más daños.

"Cuando llueve me imagino cómo está aquí y me subo a una escalera en mi casa para asomarme. Es muy triste todo esto", expresó.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.