• Regístrate
Estás leyendo: Ipejal, los jubilados crecen al doble de los trabajadores
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 23:23 Hoy

Ipejal, los jubilados crecen al doble de los trabajadores

Se espera que la carga sea más pesada para el sistema alrededor del año 2040, pese a la reforma de 2009 que hizo requisitos más estrictos y aumentó las aportaciones de los trabajadores activos

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Agustín del Castillo

El sistema pensionario de los trabajadores del estado, municipios y organismos públicos que opera el Instituto de Pensiones de Jalisco (Ipejal), en las condiciones y reglas actuales, podría mantenerse sin necesidades de excedentes financieros -siempre que se cumplan las expectativas de ingresos-, hasta el año 2029.

Pero durante todo ese tiempo acumulará una carga creciente de erogaciones que podría llegar a su punto más crítico alrededor del año 2040, dentro de 24 años, cuando habrá un pensionado por cada dos trabajadores activos (es decir, 100 por ciento de trabajadores y 47 por ciento de pensionados). En la actualidad, la relación es aproximadamente de cinco trabajadores activos por un pensionado (100-22 por ciento). El caso es que cada año se suman unos 1,500 trabajadores nuevos pero se jubilan y pensionan casi tres mil.

“El importe de cuotas y aportaciones se incrementará sistemáticamente hasta alcanzar 32 por ciento del sueldo de los trabajadores activos. Los resultados obtenidos indican que el gasto anual a cargo del Instituto rebase el importe mencionado a partir del año 2017, esperándose que, por el efecto de los intereses, durante el período 2015–2021 el Instituto todavía pueda seguir incrementando su reserva actuarial; posteriormente el Instituto tendrá que hacer uso, primero, de los rendimientos de su reserva para cubrir el gasto corriente; posteriormente tendrá que aplicar su capital a dicha cobertura”. En 2029 habrá que buscar ingresos en otra parte. Ya no alcanzará, señala el análisis actuarial fechado en marzo de 2016, pero publicado este mes por el Ipejal en su página web (www.ipejal.gob.mx).

Lo más negativo para las cuentas del Ipejal es que se siguen jubilando trabajadores conforme con las reglas anteriores de la reforma de 2009, mucho más laxas y que garantizan pensiones de 100 por ciento en relación con los salarios finales. “La Ley fue reformada en 2009. Entre los cambios efectuados destaca el incremento de cuotas y aportaciones, así como los requisitos para tener derecho a la pensión por jubilación, aplicando este último cambio a los trabajadores que ingresen a partir de la reforma”, señala el análisis elaborado por la consultora Farell con datos al cierre de 2014.

Las aportaciones crecientes de los trabajadores activos “representan un incremento del 146 por ciento respecto de las cuotas y aportaciones establecidas antes de la reforma”, que era 13 por ciento del sueldo. De este modo, los trabajadores del gobierno, que antaño eran empleados privilegiados, ahora deben pagar proporcionalmente 25 por ciento más que los afiliados al IMSS y 4 por ciento más que los del Issste, “incluidas las aportaciones correspondientes a vivienda”, añade el documento.

Los sistema pensionarios, una de las creaciones más importantes del llamado “estado de bienestar” que triunfó tras la Segunda Guerra Mundial y que en México se implantó con el viejo régimen priista, han entrado en crisis en los últimos 20 años por el cambio de la estructura de edad de la población. En pocas palabras, el envejecimiento (o achatamiento de la pirámide poblacional) hace que la base se reduzca, aunque es el sustento financiero son los activos, jóvenes y adultos menores de 65 años. En México, esa crisis tardó más por ser un país más joven que las grandes naciones del llamado Primer Mundo, prematuramente envejecidas por el drástico descenso de su natalidad.

La consultora encuentra que del año 2005 al 2014, en el sistema pensionario de Jalisco “el número de trabajadores activos incorporados al Instituto se incrementó en 16 por ciento, lo que equivale a una tasa promedio de incremento de 1.7 por ciento anual”. En cambio, “el número de pensionados se incrementó en 143.5 por ciento, lo que equivale a una tasa promedio de incremento de 10.4 por ciento anual, esto es 6.2 veces la tasa de incremento anual del número de trabajadores activos incorporados al Instituto en el mismo período”.

A partir de 2009, cuando se dieron los cambios en la ley para afrontar la crisis, y a 2014, “se estima que la población del estado de Jalisco se incrementó en 6.8por ciento, lo que equivale a una tasa promedio del 1.3por ciento anual. El número de trabajadores activos incorporados al Instituto se incrementó en el 4.1por ciento, lo que equivale a una tasa promedio de incremento del 0.8 por ciento anual, cifra de menor magnitud a la tasa promedio de incremento anual de la población del Estado”. Sin embargo, el número de pensionados “se incrementó en 66.2 por ciento, lo que equivale a una tasa promedio de incremento de 10.7 por ciento anual, es decir, 13.2 veces la correspondiente a la de los trabajadores activos y 8.1 veces la de la población de Jalisco”.

De este modo, “en 2005, el número de pensionados fue equivalente a 9.4 por ciento del número de trabajadores activos (un pensionado por cada 10.7 trabajadores activos); para el año 2014, el número de pensionados representó 19.7por ciento del número de trabajadores activos (un pensionado por cada 5.1 trabajadores activos)”. En 2016 ronda 22 por ciento. El crecimiento es irreversible

CLAVES

Algunos números

*A diciembre de 2014 el importe de la nómina anualizada de pensionados ascendía a 3,269 millones de pesos
*Se espera que el gasto a cargo del Instituto se incremente a una tasa real de por lo menos el 6% anual durante los siguientes 10 años
*De esta forma, se espera que el gasto total represente 39% de los sueldos en el año 2020,y 53% de los sueldos en 2030 y 2040

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.