Pide PRI investigación eficaz tras asesinato de candidato

El dirigente del PRI en Guerrero, Cuauhtémoc Salgado, dijo que hay por lo menos tres regiones de alto riesgo para los comicios que son Tierra Caliente, Zona Norte y Costa Grande.

Chilpancingo, Guerrero

La cúpula del PRI en Guerrero exigió una investigación eficaz, ágil y contundente en torno al asesinato de su candidato a la presidencia municipal de Chilapa, Ulises Fabián Quiroz, y advirtió que hay por lo menos tres regiones de alto riesgo para los comicios que son Tierra Caliente, Zona Norte y Costa Grande.

Mientras la familia recibía las condolencias de amigos, compañeros de trabajo y promotores de la candidatura de Ulises Quiroz, la cúpula del tricolor llegó para montar una guardia de honor, manifestar su respaldo y reclamar justicia.

Por la mañana, el candidato a la gubernatura Héctor Astudillo Flores declaró suspendidas las actividades de su campaña de proselitismo por este día, después se reunió en Chilpancingo con el dirigente de su partido, Cuauhtémoc Salgado Romero para dirigirse después hacia Chilapa.

A la caravana se sumó el secretario de la Comisión de Gobierno, Héctor Apreza Patrón y la diputada local Alicia Zamora Villalba, ex presidenta municipal de Chilapa.

Llegaron a una ciudad sin vigilancia del Ejercito o la Policía Federal en sus accesos, salvo un pequeño grupo de elementos de la Gendarmería que permanentemente montan guardia en la calle frente al hotel en que se hospedan.

Una docena de patrullas de la Policía del Estado y de la Policía Ministerial se han desplegado para resguardar todos los accesos hacia la avenida 20-Sur del barrio de San Juan, cerca del centro de la cabecera municipal, donde se ubica la casa de Ulises Fabián.

Investigación eficaz

El candidato a la gubernatura, Héctor Astudillo Flores montó una guardia de honor junto al dirigente estatal del partido Cuauhtémoc Salgado Romero y Héctor Apreza Patrón.

Pidió recordar a Ulises como un buen hombre, buen padre, buen hijo, esposo y un excelente candidato.

Frente al féretro de Ulises, Astudillo hizo un llamado a las autoridades:

"Pedimos que se realice una investigación de la manera más ágil, pero no por ágil que sea ineficiente; será muy importante saber y conocer que fue lo que sucedió", dijo.

Más tarde, el dirigente estatal del tricolor, Cuauhtémoc Salgado pidió una investigación seria, responsable y afirmó que la gente en Chilapa está sumamente molesta por lo que sucedió el viernes en Atzacoaloya.

No descartó la posibilidad de que la Procuraduría General de la República (PGR) ejerza la atracción del caso, pero aclaró que de suceder eso, será producto del trabajo que realicen las autoridades.

Hizo votos porque se reinstale la tranquilidad en la Montaña baja de Guerrero, tomando en cuenta que hace un mes fue asesinada Aidé Nava González, precandidata del PRD a la alcaldía de Ahuocotzingo, sin que hasta el momento se tenga información sobre alguna detención por ese caso.

"Aquí no lo podemos negar, hay un foco rojo por la presencia del crimen organizado y la gente ya está en el hartazgo; ya quiere tranquilidad", aseveró.

Agregó que en Guerrero, por la presencia del crimen organizado hay por lo menos tres regiones altamente peligrosas para los partidos, los candidatos y la sociedad en general, son Costa Grande, Tierra Caliente y Región Norte.

Banderas blancas en la casa en duelo

Amigos de la familia y promotores de la campaña de Ulises colocaron dos banderas blancas en la parte alta de la casa en que se vive el duelo.

Recargadas sobre la pared, en la acera de enfrente hay por lo menos 20 piezas de tela blanca más, montadas sobre madera listas para enarbolarse en señal de paz.

Es una petición silenciosa, visible pero sin voz, que se hace para que los dolientes puedan enfrentar con tranquilidad el duelo impuesto por el ataque perpetrado la tarde-noche del viernes.

En la avenida principal los espectaculares con la imagen del candidato abatido aún se miran sin barras ni moño negro, en todas las imágenes se le observa sonriente, "lleno de energía y vitalidad", dijo el candidato Astudillo Flores.

"M niño no merecía lo que le hicieron", dice entre llanto el padre de Ulises, un hombre que ya supera los 60 años, bajo de estatura y de pelo cano, quien junto a su mujer recibe a todos los vecinos que con ramos de flores en las manos acuden a manifestar solidaridad.

Yoloxochilt, la esposa de Ulises procura no separarse del féretro, permanece abrazada a la pieza de madera y contempla por largos ratos la imagen que se ha colocado en la cabecera.

En ocasiones pide el apoyo de algún familiar para dar indicaciones, pero la mayor parte del tiempo lo pasa sentada en un rincón, hablando bajito y con un llanto discreto.