Comisionado de la PF dialoga con policías en Oaxaca

Elementos del Ejército ingresaron al cuartel tomado por policías para verificar que las armas estuvieran resguardadas.

Oaxaca

Alrededor de  300 elementos del Ejército Mexicano ingresaron al cuartel de la policía estatal de Oaxaca para verificar que el arsenal que se encuentra dentro del almacén estuviera resguardado.

Se trata de unas tres mil 434 armas largas y cortas, alrededor de 500 mil cartuchos de diferentes calibres, equipo táctico y vehículos de la propia corporación.

El Ejército busca que el armamento, que forma parte de una licencia colectiva expedida por la Sedena, no sea utilizado en la comisión de delitos.

También acudió al estado, el comisionado general de la Policía Federal, Enrique Galindo, a fin de intervenir en la solución al conflicto generado por la toma del cuartel de la policía estatal.

Esta mañana elementos de la Policía Federal intentaron recuperar el cuartel en Santa María Coyotepec, que desde hace 13 días está tomado por entre 250 y 300 agentes, en un operativo que terminó en enfrentamiento y dejó 26 heridos, entre ellos 5 uniformados.

El mando federal ingresó al cuartel tomado por los policías insubordinados y los exhortó a dialogar para resolver el conflicto que limita la prestación del servicio de seguridad pública desde hace 13 días.

"Mi presencia aquí es para hablar de lo sucedido. Dadas las circunstancias por eso me atreví a venir. El hecho de que parecía no haber policías (por el paro de la Policía Estatal en Oaxaca) nos obligó a venir. Venimos a trabajar para tratar de solucionar el problema, no podemos mandar ese mensaje a la sociedad y al país", afirmó Galindo.

El comisionado estuvo escoltado por su guardia personal y por un helicóptero que sobrevoló la zona del enfrentamiento y destacó la preparación de la policía de Oaxaca.

"Somos iguales y vamos a ayudarles a salir del conflicto de una manera civilizada", afirmó Galindo al ingresar al cuartel que depende de la Secretaria de Seguridad Pública (SSP) en Oaxaca.

Los policías en paro se comprometieron a dialogar con Galindo Ceballos y a entregarle las armas que le quitaron a los elementos federales durante el operativo.

El mando solicito que en el dialogo para destrabar el conflicto intervengan autoridades estatales.