Gobierno de Guerrero respetuoso de advertencia de ex comunión de la iglesia

El secretario general de Gobierno aclaró que recurrir a la interrupción del embarazo no es arbitraria, la mujer debe tener el permiso de la autoridad ministerial y de salud.

Chilpancingo

El gobierno de Guerrero se dijo respetuoso del amague de la iglesia en el sentido de sancionar con la excomunión a quienes promuevan y apliquen la despenalización del aborto, pero aclaró que la propuesta enviada al Congreso local no exime de sanción completamente a quienes incurran en dicha práctica.

Jesús Martínez Garnelo, secretario general de Gobierno en Guerrero, explicó que la propuesta del gobernador Ángel Aguirre Rivero es una manera de responder a la inquietud de muchas organizaciones no gubernamentales que plantean frenar la mortandad en las mujeres, principalmente las que viven en condiciones de pobreza.

El tema ya se discutió hace seis años en el Distrito Federal (DF) y ante la polarización que existe consideró necesario establecer algunas precisiones.

"No se trata de despenalizar; porque el tipo penal de aborto existe en los artículos 116, 117, 118 y 120 del Código Penal vigente", anotó.

También sostuvo que no se destipifíca porque el tipo penal no se borra, este permanece activo en la legislación del estado.

Lo que se hace con la iniciativa enviada al Congreso local, de acuerdo al funcionario es abrir la puerta para varias modalidades de la no sanción, que técnicamente llevan el nombre de excusas absolutorias.

En la iniciativa se plantea la no sanción durante las 12 semanas del embarazo, en caso de que una mujer sea víctima de violación, cuando corra peligro su vida, el producto gestativo tenga enfermedades genéticas o congénitas, o cuando haya una acción de culpa.

Aclaró que recurrir a la interrupción del embarazo no es arbitraria, la mujer debe tener el permiso de la autoridad ministerial y de salud.

Lo que se busca, es que la mujer tenga alternativas para atenderse adecuadamente y no caiga en manos irresponsables, que le puedan provocar enfermedades o perforaciones uterales que posteriormente ya no les permitan concebir.

Respecto a la postura de la iglesia, en el sentido de que quienes promuevan y apliquen la legalización del aborto se colocan en el supuesto de la ex comunión, el funcionario dijo que asume la advertencia con respeto.

"Yo en lo personal soy un fiel creyente, tengo mi religión y respeto el don de la fe y el credo, sin embargo esperamos que haya una adecuada difusión de tema", destacó.

Insistió en que el espíritu de la propuesta es garantizar la integridad y la salud de las mujeres, no generar más polémica con los ministros de culto.