• Regístrate
Estás leyendo: Internet: el falso profeta de los pacientes con cáncer
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 07:43 Hoy

Internet: el falso profeta de los pacientes con cáncer

“Hay muchos mitos y leyendas en cuanto al tratamiento del cáncer. Generalmente no hay remedios alternativos, ninguno, que cure el cáncer. El

Publicidad
Publicidad

Internet se ha convertido en una solución para muchos problemas. Si bien ofrece información importante, muchas de las veces lo que se oferta, puede provenir de personas que no saben bien de lo que están hablando.

Esto en el caso de las enfermedades también sucede. Y uno de los flagelos del siglo XX y el ya avanzado siglo XXI, es el cáncer.

La gente muchas veces prefiere recurrir al uso de redes sociales y páginas de Internet para darse cuenta de síntomas e incluso de curaciones.

La doctora Alma Astorga, oncóloga médica egresada del Instituto Nacional de Cancerología, quien atiende en la Clínica 53 del IMSS en Gómez Palacio, comentó que hay que tener cuidado con estas páginas.

[OBJECT]"Hay muchos mitos y leyendas en cuanto al tratamiento del cáncer. Generalmente, y esto está escrito en publicaciones internacionales, no hay remedios alternativos, ninguno, que los cure. El cáncer no tiene cura en etapas avanzadas, desgraciadamente".

A pesar de múltiples fármacos y los grandes avances de la oncología, que ya tienen tratamientos más específicos que maten más células enfermas y menos lesivos, aún no hay remedio en el caso de cáncer avanzado.

Cabe recordar y enfatizar que la prevención es lo más importante para atender la enfermedad.

Tumores en etapas uno y dos son curables y tienen altas tasas de sobrevivencia, incluso superiores al 80%. El problema es cuando no se diagnostican en estas etapas.

"Las redes sociales y el Internet han venido a ayudar mucho, pero también, al menos en el aspecto médico, desinforman mucho".

"No es lo mismo la opinión de un oncólogo capacitado y certificado para tratar a un paciente, que una persona que se ponga a leer esta información y deduzca lo que ella considere. Para eso se necesita un entrenamiento de muchos años", destacó la doctora.

Para tener mejor nutrición y soportar el tratamiento, lo mejor es comer bien, sin azúcares, sin grasa, no comer a deshoras, ser más ordenados en el tratamiento.

Los antioxidantes como frutas, verduras, pescado y pollo, son alimentos que ayudan a la persona enferma, siempre que sean cocinados asados, a la plancha o al vapor.

El cambio de hábitos es primordial ya que tras el diagnóstico, el paciente tendrá que cambiar su forma de vivir, de por vida.

Algunos tienen hipertensión o diabetes, y esto implica que sus cuidados sean mayores, pues es otra enfermedad que deben tratar y que a veces también afecta a los pacientes.

"Sí quiero recalcar que no es bueno usar ni el omnilife, ni el herbalife o flor essence, ni el veneno del escorpión azul que lo estaban regalando".

"Todo eso no está probado científicamente por ninguna publicación, e incluso algunas publicaciones desmienten el beneficio de estas sustancias, por que algunas de ellas como el flor essence retrasan el efecto de la quimioterapia", comentó.

Desde la desesperación de las familias al tener un paciente con cáncer, de buena fe se recurre a este tipo de curas, pero no están probados de modo científico y además son caros.

Algunos médicos incluso los pueden recomendar, pero la sugerencia es que las personas que tienen cáncer o sus familiares, soliciten a su médico oncólogo y no al Internet, la opinión para usar este tipo de remedios que prometen mucho.

"Creo que la información del médico puede ir complementada con lo que aparece en redes sociales e Internet. Los médicos no lo sabemos todo".

"Pueden acudir con un nutriólogo que les pueda ayudar. Y también la actividad física es recomendable, a los pacientes que pueden, porque les beneficia mucho", destacó la oncóloga.

Poblacionalmente en el país, la neoplasia más frecuente desde el año 2006 es la de mama, seguida del cáncer de colon, próstata, colon y recto, linfomas y cáncer de piel.

Generalmente a consulta oncológica acuden más mujeres a consulta, porque es la población más afectada.

Y a pesar de disponer de redes o Internet, la doctora Astorga destacó que sí hay páginas de buena información y fidedigna, como la del Instituto Nacional de Cancerología, la del Grupo Reto y las fundaciones de Rebeca de Alba y Alma, sin fines de lucro para orientar a los pacientes.

"Aquí está Mujeres Salvando Mujeres que es muy buena. Hay otro grupo que se llama Magnolias de Amor, que también es buena. Sí hay mucha información pero en México estas son las más conocidas".

A nivel internacional, están las de la National Cancer Institute de Estados Unidos, la del Hospital Dana Farber o la Clínica Mayo. Hospitales reconocidos y de renombre, donde se puede acceder a importantes datos.

Pero hay que recalcar que es primordial contrastar la información con el médico tratante. Ya que ante la esperanza, se puede necesitar un refuerzo con tratamientos alternativos que no siempre funcionan, o que puede ser que no funcionen en muchos pacientes.

"Todo lo que digan que acidificación o alcalinizar el cuerpo, es información que no tiene ninguna documentación científica que la respalde. Invito a la gente que se cheque y se examine".

"La diabetes e hipertensión causan cáncer. El 10% de la población tiene obesidad. Son factores de riesgo muy importantes que se pueden prevenir".

Y a pesar de que suena reiterativo, el cáncer se cura en etapas tempranas y para ser detectados, hay que acudir con un médico especialista certificado. No con cualquier médico.

NO HAY MILAGROS PARA EL CÁNCER EN INTERNET

Acceder a un buscador de Internet se ha convertido en algo relativamente sencillo y accesible. Al ingresar "cura para el cáncer", o "tratamientos alternativos para el cáncer", aparecen un gran número de páginas.

Los familiares de los pacientes ponen su fe en esta información muchas veces, pues consideran que tal vez un tratamiento naturista o herbolario, podrá beneficiar a la persona enferma. En redes sociales también hay gran cantidad de datos al respecto, muchos de los cuales pueden sonar a milagro.

No siempre es así, sin embargo, se puede encontrar un equilibrio en este deseo de ayudar al enfermo y en la verdadera ayuda, que se le puede otorgar por medio de la ciencia médica.

Desde la famosa receta del carbonato con limón con la que se curó una actriz de la farándula, hasta la terapia Gerson a base de jugos, o el uso del color morado y bajo las premisas de que estos secretos están ocultos para las personas, la gente se puede ir con la finta de forma muy fácil.

Lo cierto es que si algo suena demasiado bueno para ser verdad, es que probablemente no lo sea.

Y hay que retomar el punto de que lo que un paciente con cáncer consuma o utilice para su tratamiento, tiene que estar avalado por su médico, pues hay cosas que pueden resultar inocuas y provocar en diferentes pacientes, efectos diferentes.

La página de la American Cancer Society plantea que los tratamientos alternativos se pueden usar de forma segura bajo supervisión estricta del médico que trata al paciente.

Estos no curan, pero pueden brindar una calidad de vida mejor al enfermo al mitigar efectos secundarios, el dolor o síntomas diversos y que no interfieren en el tratamiento médico.

Se han encontrado útiles, la acupuntura, aromaterapia, terapia artística, meditación, espiritualidad o yoga. Plantea una serie de preguntas que se deben de hacer antes de abordar uno de estos tratamientos.

La primera es ¿qué afirmaciones son declaradas por el tratamiento? E invita a tener mucho cuidado con todos aquellos que digan que pueden curar el cáncer u otras enfermedades difíciles de tratar.

Otra es ¿qué credenciales tienen las personas que respaldan el tratamiento? Pues la capacitación de quien recomienda los productos es primordial. También si se han hecho estudios científicos sobre el producto o terapia en cuestión.

Y no sólo si se han tenido estudios, sino además si hay datos al respecto en publicaciones confiables y de prestigio que puedan ser soportadas por otros científicos. La promoción de los tratamientos es importante.

Si existen en la literatura médica y científica, es mejor que si se promueven sólo en medios, como revistas populares, Internet o los nefastos infomerciales, en estos últimos casos es menester tener precaución.

Cabe mencionar que si los métodos están disponibles en centros de atención médica, es porque se han considerado útiles y seguros, se han adoptado y avalado por otros profesionales.

Finalmente, otro cuestionamiento importante se refiere a plantearse que tanto se sabe sobre la seguridad del tratamiento, porque puede ser perjudicial o interactuar de forma desfavorable con otras medicinas o suplementos.[OBJECT]

La página de la American Cancer Society, ofrece pistas para dar con tratamientos fraude. Si hay promesa de curar todos los tipos de cáncer, si se prohíbe usar el tratamiento médico convencional en base a protocolos establecidos científicamente, promete no tener efectos secundarios como en los de herbolaria que no obstante si pueden afectar, si es ofertado por una persona o clínica, si se tiene que viajar a otro país.

Se usan frases como "gran avance científico", "cura milagrosa, "ingrediente secreto" o "remedio ancestral".

Si hay grandiosas historias personales con resultados asombrosos sin ciencia que respalde de por medio o si atacan al tratamiento y la comunidad médica.

Cada decisión en esta enfermedad tiene consecuencias. Desde luego, se tomarán en base a las posibilidades de cada familia, pero de nueva cuenta le invitamos a no confiar en todo lo que suena a milagro, pues cada paso recorrido en el tratamiento normal puede retrasarse al querer tomar atajos que no siempre llevan a buen fin.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.