Rescatan a migrantes en Chiapas que viajaban hacinados en camioneta

La procuraduría del estado dijo que detuvieron a 2 "polleros". Entre los 13 guatemaltecos ilegales iban seis menores de edad y eran trasladados unos sobre otro cubiertos con una lona en una ...
"Polleros" cobraban a los guatemaltecos 200 pesos a cada inmigrante para trasladarlos del Ejido Cintalapa, en la  cabecera municipal de Escuintla, Chiapas.
"Polleros" cobraban a los guatemaltecos 200 pesos a cada inmigrante para trasladarlos del Ejido Cintalapa, en la cabecera municipal de Escuintla, Chiapas. (Hermes Chávez)

Chiapas

La Procuraduría chiapaneca logró interceptar una camioneta en el que viajaban 13 extranjeros acostados unos sobre otros y cubiertos con una lona para ocultarse en la góndola de una camioneta de carga, deteniendo a dos personas como presuntos "polleros".

Dicha dependencia estatal reportó que fueron "rescatados" seis menores de edad, dos mujeres y cinco hombres en un camino del Ejido Cintalapa del municipio citado, quienes al viajar en dichas condiciones de hacinamiento, arriesgaban su vida, precisó la PGJ.

Sin especificar la forma en que el vehículo fue detectado, la Procuraduría mencionó que se trató de un operativo en el que participaron agentes ministeriales, Instituto Nacional de Migración (INM), Seguridad Pública del estado y la Policía Municipal de Escuintla.

Con el despliegue de elementos de seguridad se logró detener el vehículo, cuyo conductor y acompañante, quienes se encontraban desarmados, fueron detenidos e identificados como Humberto Noel Roblero López y Rufino Escalante Gómez, "quien se encargaba de informar al conductor cuando se acercaba una patrulla", citó la dependencia.

Los pasajeros, todos de origen guatemalteco, fueron asegurados al no contar con documentos que comprobaran su legal estancia en el país, aunque la Fiscalía Especializada en Atención a Migrantes les brindó atención médica, psicológica y "ayuda humanitaria" a través del Consulado para, posteriormente ser puestos a disposición del INM, quien se encargará de su repatriación.

"Al declarar ante el Ministerio Público, el primero de ellos confesó haber cobrado a cada uno de los migrantes 200 pesos para trasladarlos del Ejido Cintalapa a la cabecera municipal de Escuintla, en su camino hacia los Estados Unidos", concluyó la Procuraduría.