• Regístrate
Estás leyendo: Inmigrante hondureño intenta escapar de la violencia
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 18:45 Hoy

Inmigrante hondureño intenta escapar de la violencia

Desde hace 2 meses que Wilmer Iván dejó por segunda ocasión su país, Honduras, en busca de un futuro mejor para su familia y con la consigna de lograr el llamado "sueño americano".

Publicidad
Publicidad

Han pasado 2 meses desde que Wilmer Iván dejó por segunda ocasión su país, Honduras, intentando alcanzar, como tantos otros, el sueño americano.

El tren conocido como "la bestia" ha sido y seguirá siendo su transporte. Ahí se ve de todo, cómo los ladrones tiran a algunos desde arriba del tren, tan sólo porque no pudieron sacarles provecho.

"La bestia te lleva hasta Estados Unidos pero es bien riesgoso, he visto a mujeres cómo se meten abajo, como las enrolla el tren, cómo les quita las patas, las manos, de todo he visto en esta trayectoria mía desde Honduras, pero gracias a Dios yo voy bien", narró Wilmer.

Efectivamente está de una sola pieza, pero el cansancio le escurre por lo ojos, le cubre toda la cara.

Cuando se sentó al momento de la entrevista, parecía ya no querer levantarse para seguir pidiendo monedas en la intersección de Miguel Alemán con Rebollo Acosta. Pero tiene que soslayar eso, tiene que estar tranquilo y va para adelante.

[OBJECT]"Fue por los gangueros (sic) de que uno ya puede estar viviendo con los hijos porque ya los quieren reclutar para que ellos hagan malas cosas y si el padre de una familia se mete a rollo contra ellos, lo matan. Entonces mejor hay que buscar refugio aquí en México y seguir para Estados Unidos", contó.

Su esposa está amenazada, su hija de 16 años también, su 2 niños están a punto de ser reclutados.

Por otro lado, tenía que buscar un mejor futuro para su familia, "y yo sé que lo voy a lograr. Ya llegué a la primera etapa, que es aquí en México y ahora mi etapa final, que es Estados Unidos".

Todo lo que hace, lo hace por su familia, en función de eso no expresa miedo, no se puede permitir tenerlo "y aunque lo tuviera, sí o sí lo tengo que hacer".

A la región llegó junto a su primo hace 2 semanas, durante las que se ha estado quedando en una casa de asistencia para inmigrantes de Torreón, aunque recolecta dinero en Gómez Palacio.

Aunque para Wilmer Iván el tiempo en este lado del país terminó, pues no puede permanecer más de 15 días en la casa donde le brindan asistencia.

Tal vez el sábado por la noche se volvió a montar a "la bestia", tal vez lo hizo hoy por la mañana. No se sabe.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.