Inician las obras del nuevo Servicio Sismológico Nacional

Además de monitorear, la instalación servirá para hacer estudios científicos y tendrá un salón para que los visitantes observen cómo trabajan los expertos.

México

Investigadores y académicos del Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM colocaron la primera piedra de las nuevas instalaciones que se construirán para albergar el Servicio Sismológico Nacional (SSN) y darle mejores recursos para la investigación científica.

El edificio contará con un espacio dedicado a la sala de monitoreo sísmico, en cuyo interior se observarán mediciones telúricas en tiempo real, y tendrá un salón para que grupos de visitantes puedan observar de qué manera operan las redes sismológicas.

De forma complementaria, la instalación albergará un laboratorio de instrumentación, una sala de sistemas y telecomunicaciones y un taller, elementos indispensables para el correcto funcionamiento del servicio.

El proyecto, cuya inauguración se prevé para el segundo semestre de 2015, incluye servicios técnicos y una serie de antenas de telecomunicaciones y enlaces satelitales.

Debido a que el SSN opera las 24 horas del día y los 365 días del año, en la edificación se acondicionarán servicios para el personal de guardia.

La construcción en 1.5 niveles, detalló la UNAM en un comunicado, se localizará a un costado del IGf en Ciudad Universitaria y abarca un terreno de mil 400 metros cuadrados.

Arturo Iglesias Mendoza, director del IGf, recordó en la ceremonia de la colocación de la primera piedra que el SSN hace unos días —el 5 de septiembre— cumplió 104 años, pues en 1929, junto con la autonomía, el sistema fue entregado a la UNAM, donde ha crecido y se ha consolidado.

“Nuestros antecesores y actuales compañeros han trabajado para su crecimiento”, declaró Iglesias Mendoza después de explicar que en la nueva sede habrá, además de los espacios adecuados para recibir visitantes, los necesarios para desarrollar las actividades actuales y futuras del Servicio Sismológico Nacional.

Trabajo conjunto

Sobre la edificación, el director del IGf expuso que  “desde el primer momento la Dirección General de Obras y Conservación ha ayudado a verificar el cumplimiento de las normas ambientales, y lo haremos sobradamente, con los requisitos de reforestación, conforme a las recomendaciones de la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel”.

El financiamiento, abundó, proviene de de diversas instancias y dependencias: la administración central de la universidad, la Coordinación de la Investigación Científica, la Secretaría de Gobernación —a través del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) — y recursos extraordinarios del propio IGf.

En su oportunidad, Carlos Arámburo, coordinador de la Investigación Científica de la UNAM, recordó que hace 29 años “tuvimos una sacudida mayor, pero no sólo en la parte física, sino en la mentalidad, la cultura y la manera de cómo se debía afrontar la vulnerabilidad por fenómenos que ocurren en la naturaleza”.

Arámburo destacó que la UNAM tiene una serie de características que no comparte con la mayoría de las instituciones de educación superior del mundo: está a cargo de una serie de servicios que normalmente se otorgan a otras instancias.

“Este servicio o las grandes colecciones nacionales, en Estados Unidos, por ejemplo, no dependen de una universidad. Esta casa de estudios, con una visión amplia de su responsabilidad social, desde sus inicios y desde que acogió al SSN, ha cumplido con una función importante para la sociedad”, señaló.

Por su parte, Carlos Valdés, director del Cenapred, en representación de Luis Felipe Puente, coordinador Nacional de Protección Civil y ex jefe del SSN, expuso que el vínculo que ambas instancias tienen permitirá fortalecer el conocimiento y la mitigación del efecto de los fenómenos naturales.

El secretario Administrativo, Leopoldo Silva, resaltó que se decidió dotar al SSN de nuevas instalaciones porque “ya teníamos el apoyo del Cenapred... se tomó la determinación de llevar a cabo esta idea”.

Silva concluyó que la nueva sede “es importante porque este edificio no solo servirá para la detección de los movimientos telúricos, sino para el desarrollo de la ciencia en esta casa de estudios y en el país”.

• • •

Empresas apoyan impuesto a emisiones: BM

El Banco Mundial (BM) informó ayer que mil empresas y 73 países apoyan el impuesto a las emisiones de carbono, ideado con el fin de reducir concentración de este gas de efecto invernadero en la atmósfera.

“Vemos un impulso real”, dijo el presidente del BM, Jim Yong Kim, previo a la cumbre del clima que se celebrará hoy en la sede de la ONU en Nueva York, al destacar que más de mil empresas de todo el mundo, como BP, Pfizer o ArcelorMittal, se sumaron a la iniciativa de este gravamen.

Este apoyo “demuestra un gran compromiso e impaciencia de los gobiernos y empresas” para tomar medidas contra el calentamiento global, dijo. En la iniciativa también participan grandes petroleras como Exxon-Mobil, Chevron y Conoco-Phillips.

Las empresas quieren estar seguras de que cualquier tasa sea justa e igualitaria en los diferentes países y jurisdicciones, dijo Kim.

Además, “gobiernos que representan la mitad de la población del planeta y 52 por ciento del producto interno bruto mundial han mostrado su apoyo a un precio para el dióxido de carbono como una necesaria, aunque insuficiente, solución al cambio climático”, explicó el BM en un comunicado.

AFP/Washington

• • •