Tras ocho meses, se resuelve conflicto religioso en Atliaca

Deciden mantener al sacerdote Crestino Luna en la parroquia de la comunidad, pese a que en enero del presente año se determinó su separación definitiva de la zona.

Chilpancingo

La Diócesis Chilpancingo-Chilapa resolvió el conflicto religioso en Atliaca municipio de Tixtla; el sacerdote Carlos Crestino Luna volverá a la localidad ocho meses después de que un grupo de opositores le cerrara la parroquia.

La mañana del jueves 15 de mayo, más de un centenar de habitantes de Atliaca, comunidad habitada mayoritariamente por indígenas nahuatls se trasladaron a la cabecera municipal de Chilpancingo y se concentraron en la Diócesis Chilpancingo-Chilapa.

Ahí fueron recibidos por el obispo Alejo Zavala Castro, quien recibió a una comisión la jornada del miércoles 14, quienes le expusieron el problema que surgió el 27 de septiembre de 2013 y se agudizó en diciembre.

Después de media hora, el jerarca de la iglesia católica les señaló que tras charlar con el Consejo Episcopal del estado, la decisión que se adoptó fue de mantener al sacerdote Crestino Luna en la parroquia de la comunidad, pese a que en enero del presente año se determinó su separación definitiva de la zona.

Nieves Vargas Galeana, integrante del comité de ciudadanos que simpatiza con el cura, señaló que la petición de que se le moviera surgió en un grupo inconforme con su forma de trabajo.

Sostuvo que el párroco nunca cometió ninguna irregularidad, solamente retomar el catequismo y los trabajos sacramentales, que hasta hace poco no eran respetados de manera puntual.

Pese al acuerdo pactado este jueves, los seguidores del párroco reconocieron que desconfiaban del anuncio, por lo que se mantendrían alertas.

El obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Alejo Zavala Castro consideró que por el momento el conflicto está resuelto, sin embargo reconoció que se debe tener mucho cuidado con lo que ocurren la comunidad.

"El sacerdote se queda", destacó Zavala Castro, aunque no precisó cuando será el día en que regrese al pueblo para oficiar misa.