Industriales de la tortilla en Guerrero no aumentarán el precio

El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo se comprometió a gestionar proyectos productivos para que puedan comprar sistemas de celdas solares y disminuir el uso de gas LP.

Chilpancingo

Pese a que el incremento al precio de la gasolina provocó que suba el costo de los insumos, los industriales de la masa y la tortilla se comprometieron a no elevar por el momento el precio de sus productos, que son la base de la alimentación en el país.

La mañana del lunes, el gobernador Héctor Astudillo Flores anticipó que sostendría una reunión con los industriales de la masa y la tortilla en el estado, con la intención de solicitarles que no incrementen los precios que manejan, para afectar lo menos posible a la población de escasos recursos.

Habida cuenta de que la tortilla es considerada como un producto de primerísima necesidad, los representantes del sector se comprometieron de primera instancia a estabilizar el precio del producto.

La medida, indicó que forma parte del pacto económico que la administración estatal promueve entre los diferentes sectores productivos, con la intención de aminorar el impacto de la crisis que se recrudeció en el inicio de año.

Los principales dirigentes de las organizaciones que representan a los industriales de la tortilla; Arcadio Castro Santos y Abdón Hernández Olvera aceptaron mantener estable el precio de su producto, en tanto que el jefe del Ejecutivo local se comprometió a gestionarles proyectos productivos que les permitan comprar sistemas de celdas solares para disminuir el uso de gas LP, mismo que se incrementó en casi el 30 por ciento del precio que tuvo hasta diciembre de 2016.

Los dirigentes recordaron que representan al menos seis mil 500 tortillerías, negocios pequeños que generan un promedio de 13 mil empleos directos y 19 mil indirectos, lo que los convierte en un detonante importante para la economía local.

Las seis mil 500 tortillerías que integran al sector consumen al año por lo menos 220 mil toneladas de maíz, el cual es comprado en 65 por ciento a los campesinos locales.

Abdón Hernández Olvera explicó que durante el mes de octubre, el grano se agota en Guerrero y los productores de tortilla deben comprar en Sinaloa, lo que también puede incidir en los precios.


MMR