Más incendios forestales en Guerrero, entre secuelas de tormenta ‘Manuel’

Marco Antonio de la Mora Torreblanca, delegado en Guerrero de la Conafor anticipó que 2014 es un año que demanda la coordinación de los tres niveles de gobierno para atender los incendios.

Guerrero

La Comisión Nacional Forestal (Conafor) prevé que 2014 será un año con muchos problemas para atender los incendios forestales, por la cantidad de árboles que derribó la tormenta tropical Manuel, mismos que son combustible puro en las temporadas de estiaje.

Y si la cantidad de incendios se incrementará por el material que fue tirado por las lluvias, la atención será más complicada por el taponamiento de los caminos de acceso, ya que las precipitaciones del 14, 15 y 16 de septiembre de 2013 reblandecieron los cerros y muchas vialidades serranas todavía no se recuperan.

Marco Antonio de la Mora Torreblanca, delegado en Guerrero de la Conafor anticipó que 2014 es un año que demanda la coordinación de los tres niveles de gobierno para atender los incendios forestales que se presenten.

Lo ideal para el funcionario, es que se tuviera más personal, infraestructura y vías de acceso para llegar a las zonas tradicionalmente más afectadas, pero reconoce que las limitantes son muchas, por eso se plantea como premisa principal la suma de esfuerzos coordinados.

Los trabajos en materia de prevención comenzarán durante los primeros días de febrero, para trazar algunas guarda-rayas y con ello evitar que desde el principio haya sinestros que se salgan de control.

"Necesitamos que en estas tareas no se quede al margen la ciudadanía, es importante saber que a través de los bosques recibimos el agua que necesitamos para vivir y que sin bosques no hay manantiales", anotó.

Comentó que ya gestiona la autorización de 3 millones de pesos, dineros que se utilizará en la reparación de un helicóptero que se utilizará en el traslado de brigadistas, a los que de la Mora se refiere como bomberos forestales.

En 2012 se tuvo un registro de 150 incendios forestales con un saldo de 17 mil hectáreas siniestradas, en tanto que en 2013 hubo 180 incendios con 25 mil hectáreas devastadas, casi el doble.

La mayoría de las hectáreas afectadas se quemaron porque los brigadistas no llegaron para dar la atención, de ahí el interés de reparar el helicóptero de la Conafor.

La situación en cuanto al acceso todavía puede empeorar, pues muchas de las brechas que se utilizaban se perdieron por los desgajamientos que provocó la tormenta tropical Manuel.

"Este año debemos prepararnos para lo peor porque el panorama no es sencillo; la lluvia bajó mucho residuo de los cerros y ese se secará con el frío, por lo que será material combustible puro en la temporada de estiaje", anotó el representante de Conafor.