• Regístrate
Estás leyendo: El Incan realiza 50 trasplantes de médula ósea al año
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 18:20 Hoy

El Incan realiza 50 trasplantes de médula ósea al año

El costo del tratamiento supera los 2 millones de pesos, pero en México, gracias al Seguro Popular, la gente de escasos recursos tiene acceso a este procedimiento.

Publicidad
Publicidad

Blanca Valadez

ta especialización cuyo costo supera los 2 millones de pesos y que, gracias al Seguro Popular, gente de escasos recursos tienen acceso a este tipo de tratamiento en el Instituto Nacional de Cancerología (Incan).

Luis Manuel Valero Saldaña, director de la Unidad Hematología Oncológica y Trasplante de Médula Ósea del Incan, comentó que en ese instituto se realizan trasplantes alogénicos (HLA), que se hacen a través de un donador familiar, así como trasplantes autólogos, a partir de las células de la misma persona enferma que se regeneran.

El Incan tiene hasta 200 posibles candidatos al año, pero solo 50 cumplen con todos los requisitos clínicos y médicos para lograr un éxito de sobrevida.

"Nuestra meta es que con la nueva torre se efectúen hasta 100 cada año. Haya más diagnóstico a tiempo y más trasplantes", aclaró Valero Saldaña.

De los 50 trasplantes anuales realizados en el Incan, 30 son autólogos y el resto alogénicos, opción que se utiliza cuando el sistema del paciente ya es incapaz de autoregenerarse.


CANDIDATOS

El motivo por el cual el número de candidatos a un trasplante es inferior a la demanda, aclaró el experto, se debe a que el paciente debe de encontrarse en óptimas condiciones, es decir, completamente controlado, lo que no sucede en más de 70 por ciento de los casos. Además existe otra limitante, pues aun cuando sean candidatos solo una cuarta parte tiene un donante hermano idéntico, lo que limita la posibilidad.

Para saber si la persona es candidato deben de realizarse estudios previos por parte de un grupo multidisciplinario, así como análisis de su función pulmonar, renal, hepática y cardiaca.

"Los hijos heredan la mitad de los genes de ambos padres, lamentablemente, solo entre 25 y 30 por ciento logra esa compatibilidad total. Se requiere tener al menos de cuatro a cinco hermanos para que alguno sea idéntico genéticamente", comentó.

Ahora bien, si el paciente pasa por todos los estudios clínicos y no hay ninguna contraindicación, entonces se pasa al siguiente paso que es estudiar al donante, al hermano, haciéndole análisis de virología para descartar cualquier transmisión activa como hepatitis.


EL PROCEDIMIENTO

En caso de que el donador esté en condiciones, abundó Valero Saldaña, se le suministra un medicamento llamado filgrastim, que consiste en estimular la médula ósea para que ésta libere dichas células madres o hematopoyéticas a la sangre periférica.

El donante luego acude al banco de sangre, donde una máquina de aféresis va a extraer flujos muy importantes de sangre, entre nueve y 10 litros.

Se les puede extraer las células hematopoyéticas o madres desde un catéter que se le coloca debajo de la clavícula porque existe la posibilidad de que las venas de los brazos se rompan.

Pero si el donante tiene buenas venas en sus brazos, se le conecta durante dos a tres horas. La extracción de hasta 10 litros no le va afectar porque las células madre se reproducen al instante, por ello, se puede incorporar de inmediato a su vida cotidiana y actividades al siguiente día.

Las células madre obtenidas del donante pasan por un proceso de criopreservación, se guardan en bolsas grandes, y se utilizan cuando el paciente hospitalizado pasa a la unidad de trasplante para efectuar el procedimiento.

En la unidad de trasplante se le otorga al paciente un esquema de quimioterapia intensiva —10 veces mayor a la que recibe un paciente regular en el Incan—, por lo que se va a destruir todo el sistema inmunológico y, al hacerlo, se modifica la biología del linfoma o del mieloma. Es importante aclarar que se controla, mas no se cura.

"Con la quimioterapia intensiva se van a destruir todas las células de la médula ósea, se va abrir un espacio en esa médula para que cuando se haga el trasplante lleguen las células del donador compatible extraídas previamente", explicó el experto.

Los pacientes, por el tratamiento que reciben de quimioterapia intensiva y de inmunosupresión, deben de estar en un espacio aislado, en condiciones estrictas de higiene y de esterilidad.

A los enfermos se les coloca en cuartos restringidos para el personal médico y de enfermería, y los familiares deben verlos desde una ventana y hablar con ellos por un teléfono.

"Están en una habitación aislada durante todo el proceso que dura de cuatro a seis semanas, previamente recibió una educación de autocuidados de la piel, de las mucosas, de toma de alimentos y medicamentos, de orientación de terapia física".

El día cero es la fecha del trasplante y luego se da un plazo de 15 días para que las células madre comiencen a trabajar, deben de estar produciendo leucocitos, hemoglobina, y plaquetas. Esto significa que el trasplante logró injertarse. No obstante todos los días se les realiza estudios de sangre, de biometría hemática, pruebas de funcionamiento hepático y renal, monitorear la toxicidad de la quimioterapia.

Existe un periodo crítico durante esta seis semana dado a que al no existir leucocitos el paciente puede desarrollar procesos infecciosos.

"Nuestro cuerpo está habitado con bacterias pero el sistema inmunológico protege a la persona. Cuando se someten a quimioterapia esas bacterias se vuelven patógenas, salen a la circulación a la sangre, causan fiebre y complicaciones", detalló el especialista.

Sin embargo, cuando ya se recuperaron los glóbulos blancos, la hemoglobina y las plaquetas, no hay riesgo de infecciones ni manifestación de rechazo, entonces se puede dar el alta hospitalaria.

Esto se decide en la última semana y después son citados siete días después para seguir con el proceso de control y, en caso de mantenerse estables, las citas se extienden a dos o tres semanas, después mensualmente y al final cada tres meses.


EFECTIVIDAD

"Casi 90 por ciento logra sobrevivir al trasplante. Hay riesgos de mortalidad por recaídas de la enfermedad, es decir, vuelve a aparecer en el primer año de forma más agresiva y resistente a los medicamentos. Las células madre trasplantadas requieren esos 12 meses para tener la capacidad inmunológica completa", señaló el especialista.

Del total de pacientes, detalló Valero Saldaña, al año recae 40 por ciento y en los próximos cinco años puede recaer hasta 10 por ciento.

"Estamos hablando que a cinco años se mantienen vivos y sin la enfermedad hasta la mitad, incorporándose a su vida cotidiana, cuya edad oscila de 20 a 40 años", precisó el experto.

Valero Saldaña recalcó que en el caso de la donación alogénica (HLA), que es procedente de un familiar, es fundamental que ambos sean 100 por ciento compatibles.


CIFRAS NACIONALES

En México hay pocos especialistas y unidades médicas para atender la leucemia, además de que el diagnóstico suele ser tardío. Entre las cifras de esta enfermedad destacan:

* 3a causa de muerte por cáncer en menores de edad.

* 5a causa de fallecimiento por neoplasia en adultos.

* 6 mil mexicanos padecen esta enfermedad.

*200 expertos en hematología oncológica para atender a todos.

* 4 entidades en el país tienen unidades médicas especializadas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.