“Ya nos han impactado, pero no nos derribaron”

PGR inicia investigación por el desplome y peritos de la SCT determinarán las causas; estiman que cambió de ruta.
Archivo Milenio

México y Guerrero

La Procuraduría General de la República abrió una investigación por el desplome del helicóptero Black Hawk en la sierra de Guerrero, donde murieron cinco tripulantes de la Policía Federal, entre ellos el capitán Enrique Briseño Martínez, un experimentado y condecorado piloto, quien orgulloso comentaba: “Ya nos han impactado, pero no nos derribaron”.

Sorteó la denominada “guerra” contra el crimen organizado del sexenio anterior, pero su último vuelo fue el jueves a bordo del “halcón negro” marca Sirorsky, modelo S-70, matrícula PF-106, paradójicamente, en una misión de rescate y traslado de víveres a los damnificados por la tormenta tropical [i]Manuel[/i] en La Pintada.

Este lunes, el piloto de 57 años recibirá un reconocimiento post mórtem como héroe que cayó en cumplimiento de su deber junto con el capitán Desiderio Rosado Zárate, de 43, así como el mecánico de vuelo José Ramón Peláez Prado, de 37, y los agentes de Operaciones Especiales, Isaac Escobar Bustamante, de 32, y Julio César Zarco Castro, de 29, todos ellos héroes pertenecientes a la Policía Federal.

En diciembre de 2011 el capitán Briseño Martínez, entonces inspector general, recibió la Condecoración al Mérito Policial de Primera Clase, y Rosado Zárate, quien era subinspector, fue certificado en el curso de Ala Rotativa (helicóptero) durante la ceremonia donde el embajador de EU Anthony Wayne entregó al secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, un helicóptero UH-60M Black Hawk.

Briseño Martínez estaba orgulloso de esta aeronave, de la que durante entrevistas comentaba que estaba diseñada para la guerra, porque es fuerte, sólida y versátil. En la “guerra” contra el narcotráfico que se declaró en el sexenio calderonista llegó a expresar: “Ya nos han impactado (con tiros), pero no nos derribaron”.

Tras el accidente en el que los cinco servidores públicos murieron, funcionarios consultados por MILENIO dijeron que el Black Hawk no es el helicóptero más adecuado para realizar labores de rescate, pues se trata de una aeronave de combate y de reacción.

Peritos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes trabajan para determinar las causas del percance.

[b]El accidente[/b]

El Black Hawk que desapareció el pasado jueves apenas había dejado a un grupo de personas antes de estrellarse en una de las montañas que conforman la sierra de Guerrero.

Hasta el mediodía, la mañana entera la tripulación la pasó en intentos por descender a la comunidad que desde el domingo había quedado sepultada bajo los escombros.

En tierra estaban los secretarios de Gobernación, Miguel Ángel Osorio; de Desarrollo Social, Rosario Robles, y el gobernador Angel Aguirre en labores de reconocimiento y en pláticas con el comisario de la zona, quien intentaba hacer una lista con reportes confusos de familias asustadas.

Los funcionarios arribaron en vuelo accidentado que tuvo más de un intento para aterrizar.

“La llegada no fue fácil, no es que nosotros hagamos aventura, pero había muchas nubes, pocos claros, casi todos donde estaban los helicópteros, pero había cerca de siete u ocho, porque había gente dispuesta a dejar ya la comunidad”, explicó Osorio.

La hora en que el cielo era propicio para volar terminó más rápido que los funcionarios.

Les pidieron que de volar tenían que hacerlo en ese momento o la visibilidad se complicaría.

Alzaron el vuelo repletos de familias, la ventana clara casi se había cerrado, pero las condiciones aún eran factibles.

Sin embargo, una mala ruta pudo haber complicado el trayecto.

“Lo que estimamos es que tomaron un rumbo diferente, ellos (el secretario de la Defensa y Marina) vieron cuando salía. Lo que creemos es que tomaron una nueva ruta y después sucedió lo que ya conocemos”, explicó el titular de la Segob en su segunda visita por la comunidad.

La aeronave iba sin asientos debido a que así tenía más capacidad, al final solo iban a bordo cinco pasajeros, todos de las fuerzas federales.

[Dé clic sobre la imagen para ampliar]