• Regístrate
Estás leyendo: La ilegalidad a la mano, loros en San Juan de Dios
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 01:16 Hoy

La ilegalidad a la mano, loros en San Juan de Dios

De 800 a 4 mil 500 pesos, y de diversas especies; desde 2008, capturar, distribuir o comprar psitácidos es delito

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Con pocas precauciones y a la vista de todo aquel que pasa por allí, en el mercado de San Juan de Dios sucede cada fin de semana un acto ilegal y que afecta a especies protegidas en México: la venta de psitácidos (pericos, loros y guacamayas), y además sin ningún permiso legal visible.

De cinco puestos que se ubican en la plazoleta abierta al centro del mercado, al menos dos venden especies protegidas y de manera visible, es decir, tienen a los animales en el sitio y los exhiben y muestran a los visitantes. El ave más común y que se encuentra sin mucho esfuerzo es el loro, que llama la atención de los clientes por su habilidad para hablar, su cualidad más buscada.

Sueltos, en jaulas o en las manos de los vendedores, los loros que son arrebatados de su libertad y llevados al mercado Libertad, cubren la alta demanda que se tiene en el país, pues a pesar de las advertencias y castigos, aún muchas personas llegan buscando llevarse uno a casa.

“No. Son animales protegidos, no hay permiso. Pero hay gente que no tiene miedo que la metan al bote, pues allá cada quien”, dice uno de los vendedores cuando se le pregunta si tiene loros a la venta.

En cambio, en uno de los puestos donde sí tienen y de manera visible estos animales, los presumen a los clientes y explican a detalle precios, habilidades y cuidados de los mismos.

-¿No es ilegal tenerlo?

-No, cuando estás ya en tu casa no pasa nada, no llegan a inspeccionar

En otro de los puestos, responden lo mismo: “en tu casa ya no te pueden hacer nada”, y explican que los animales se entregan dentro de una caja, por lo que no se ven en el camino a tu destino. Incluso ofrecen el servicio de traslado al domicilio por un costo extra.

Los precios de los loros en el San Juan de Dios varían dependiendo de la especie, y van desde los 800 pesos por cotorros comunes, hasta los 4 mil 500 por un loro huasteco. También se encuentra la especie de loro guayabero, y otros listos para llevarse en el momento.

Además de tener allí distintos tipos de cotorros exhibidos, al preguntar sobre otras especies exóticas, los vendedores se ofrecen a conseguirlas “sobre pedido”. “Guacamayas, tucanes…” enlistan cuando se les pregunta sobre qué aves pueden traer y se ofrecen a enviar una lista de toda la fauna al alcance del cliente.

La captura, comercialización y compra de psitácidos es desde el año 2008 un delito grave en México, pues están protegidos por la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010.

El artículo 420, fracción IV, del Código Penal Federal, señala que el capturar, acopiar y comercializar ilegalmente ejemplares de fauna y flora silvestres protegidos se sanciona con hasta nueve años de cárcel y una multa que va desde los 300 hasta los 3 mil días de salario mínimo.

Pero eso no es lo único grave. Según datos de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), el 77 por ciento de los pericos capturados muere durante la captura, acopio, transporte, distribución y venta antes de llegar a las manos del consumidor. La dependencia estima que entre 50 y 60 mil pericos mueren anualmente, debido a las nocivas condiciones en que se arrebatan de la vida silvestre para ser comercializados.

A pesar de esto, la venta ilegal continúa, y el delito se comete más cerca y con más facilidad de lo que los ciudadanos podrían creer.

MC

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.