Iglesia víctima de engaño de sacerdote pederasta

Ex arzobispos Arturo Antonio Szymanszi Ramírez y Luis Morales Reyes fueron engañados por ex sacerdote pederasta, Eduardo Córdova Bautista, aseguró Arquidiócesis de San Luis Potosí.

San Luis Potosí

La Arquidiócesis de San Luis Potosí se asumió como víctima de engaño y manipulación por parte del ex sacerdote pederasta, Eduardo Córdova Bautista. Actuó solo y engañó a la iglesia a la que servía, dijo Juan Jesús Priego Rivera quien reclamó que por los actos del pederasta hasta hoy prófugo, a la iglesia “se le ha tratado con injusticia”.

Pidió a los medios de comunicación que cuando se hable de las víctimas de abuso sexual de Córdova, se tome en cuenta que “nosotros también fuimos víctimas porque realmente desconocíamos el alcance y la personalidad de Eduardo, en ese sentido, la iglesia fue la primera víctima”.

En ese sentido, la Arquidiócesis de San Luis Potosí deslindó de responsabilidades a los ex arzobispos Arturo Antonio Szymanszi Ramírez y Luis Morales Reyes quienes “siempre actuaron de buena fe” y fueron víctimas de los engaños de Córdova Bautista.

En la sede de la Arquidiócesis, el Vicario General de la Arquidiócesis y el vocero, Juan Jesús Priego Rivera admitieron que se desconoce el paradero de Eduardo Córdova a quien se le vio por última vez el pasado día nueve de abril en sus oficinas de la Arquidiócesis.

Desde entonces, dijeron, “no sabemos nada de él y no hemos tenido ninguna comunicación con él”. Es un tipo con una patología especial, es como una fuera de serie pues manejaba al mismo tiempo varias esferas, una de ellas sabemos que era el poder y la manipulación”.

Córdova “era una persona autoritaria y la iglesia fue víctima de su astucia, de su doble personalidad, de su patología, era hábil en el manejo de las personas clave y era hábil en las relaciones públicas”.

A pregunta de si se sabe donde podría estar, señalaron que se han dicho muchas cosas en ese sentido, “que puede estar en España o en Roma, pero esos son decires, puede que esté aquí mismo”.

Hasta donde sabemos, Córdova vivía con su mamá y que además tenía un departamento privado en donde vivía “pero no sabemos absolutamente nada más que eso, no vivía en la casa paterna”.

De cualquier modo, a esos domicilios se le ha requerido para que de la cara y enfrente la situación en bien suyo y de la iglesia.

“Una persona cuando lleva una vida recta no se esconde de nadie y todo mundo sabe dónde vive, una persona cuando lleva una situación de vida doble con problemáticas y conflictos, sabemos que es una persona que se vuelve especialista para esconderse”, agregaron.

Priego Rivera recordó que el día nueve de abril empezaron a circular mensajes en whatsapp en los que se mencionaron las denuncias en contra de Córdova, “ya casi no se le veía pero entendíamos que era una cosa muy penosa para él y cesó la comunicación”.

Agregó que cuando Roma “hace del conocimiento a la Arquidiócesis del veredicto, entonces lo empezamos a buscar para notificarle pero ya no lo encontramos”.

En relación a esos mensajes redes sociales, Priego Rivera recordó que alguna ocasión Córdova dijo que era inocente.

“Alguien me enseñó uno de los mensajes en whastapp y si lo tuviera lo hubiera conservado y nos habría servido de mucho, decía que el padre Eduardo Córdova era pederasta y él decía, eso es mentira”.

Lo que queremos que quede claro es que en ningún momento ha habido encubrimiento por parte de la iglesia, subrayaron.

Dijo que la iglesia católica potosina considera que ahora hay que ver hacia adelante, que hay una denuncia civil, que la Procuraduría General de Justicia va a requerir al es ex sacerdote que estará en la oportunidad de responder a las acusaciones.

Reiteraron su llamado a las víctimas a que “no tengan miedo” y presenten sus denuncias en contra de Córdova o contra otro sacerdote que haya incurrido en actos indebidos.