• Regístrate
Estás leyendo: Iglesia pide que asesinos en Tamaulipas sean pacíficos
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 06:39 Hoy

Iglesia pide que asesinos en Tamaulipas sean pacíficos

Durante la misa de este domingo en la Catedral Metropolitana, el padre Julián López Amozurrutia, pidió para que los asesinos de Tamaulipas se conviertan en hombres pacíficos.

Publicidad
Publicidad

Eugenia Jiménez Cáliz

En la Catedral Metropolitana, este domingo se oró por las víctimas de la violencia y los asesinados en Tamaulipas, para que se “conviertan en pacíficos los agresores”, dijo el canónigo Julián López Amozurrutia quien presidió la ceremonia religiosa en lugar de el cardenal Norberto Rivera Carrera.

Durante la misa dominical, pidió también “por los encargados de la seguridad y de la convivencia públicas para que nuestros caminos sean seguros y vías de buena circulación.”

“Por todos aquéllos que han sido víctimas de la violencia y han sufrido el daño de los delincuentes o de los terroristas, en especial de los 14 asesinados ayer en Tamaulipas y conviertan en pacíficos los agresores”.

López Amozurrutia, dijo que “sólo es digno de confianza el hombre capaz de ofrecer la mano al hermano para levantarlo; el que renunciando a su propio interés puede desviar su ruta para favorecer al menesteroso; el que descentra su egoísmo y se pone al servicio del necesitado”.

Dijo que cada persona es libre de tomar decisiones en momentos cruciales y asumir sus responsabilidades de éstas.

Añadió que es cierto que aún la mejor sabiduría acuñada por los siglos “puede ser oscurecida y traicionada por caprichos, descuidos o francas maldades. Las acciones, además, no dejan nunca de tener repercusiones, tanto en lo personal como en lo social”.

Este domingo el cardenal Norberto Rivera Carrera no presidió la ceremonia religiosa, debido a que asiste a la celebración de la ultreya en Tamaulipas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.