“Que no nos hundan”, claman empresarios a maestros de Chiapas

La vicepresidenta de la Concanaco del estado exhorto a docentes para que les permita evitar la pérdida de empleos. “Ya no queremos ganancias, queremos sobrevivir”.

Tuxtla Gutiérrez

Quince cuadras del centro de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, tomadas como campamento de maestros, así como el bloqueo a las instalaciones de Pemex que abastecen el centro del estado están sumiendo en la desesperación a la clase empresarial chiapaneca, quien no encuentra solución a la caída económica provocada por el movimiento magisterial.

Según María Eugenia Pérez Fernández, vicepresidenta de la Concanaco-Servitur, el corazón comercial y financiero del estado, que es el primer cuadro de la capital, se encuentra a punto de la parálisis a 36 días del paro de labores y plantón permanente de los maestros.

Reiteró que los desechos generados por los docentes, así como la imposibilidad de movilización vehicular en la zona continúa desplomando las ventas y actividades hoteleras y turísticas.

Dijo que la solución a esta problemática no llegará a través del gobierno estatal, debido a que en reunión celebrada este martes con el gobernador del estado Manuel Velasco Coello se precisó que las demandas de los docentes no pueden ser satisfechas debido a no ser competencia de ese orden gubernamental.

Entre los más afectados se encuentran las micro-empresas, ya que varias de éstas han tenido que cerrar sus puertas en el centro tuxtleco o buscar otros espacios para reinstalar sus negocios.

En cuanto al desabasto de gasolina que genera la toma de la planta de almacenamiento y distribución de Pemex no fue posible contactar a Pedro Mier y Concha, dirigente de ese gremio empresarial, no obstante Pérez Fernández precisó que según información del gasolinero se están abasteciendo los expendios de combustible a través de pipas., cuya procedencia no es revelada para evitar que los maestros federalizados del Bloque Democrático de la Sección 7 del CNTE y 40 del sistema estatal puedan interceptarlas.

A pesar de la medida, no todas las gasolineras tienen el suficiente abasto, no obstante el transporte público y particular, así como los vehículos de las corporaciones de seguridad y de urgencias no ha sido paralizado continuando sus actividades con normalidad.

La empresaria lanzó un exhorto a los maestros, quienes califican al sector como “voraz”, para permitirles una recuperación para evitar la pérdida de empleos, situación que al correr del paro se está volviendo insostenible. “Ya no queremos ganancias, queremos sobrevivir”, exclamó Pérez.

Así mismo, la dirigente estatal criticó al gobierno de Ángel Aguirre, mandatario guerrerense, debido a que tras el desastre causado por las lluvias de las tormentas tropicales ‘Ingrid’ y ‘Manuel’ los apoyos anunciados sólo sirvan para “tomarse la foto”, puesto que la situación económica y empresarial continúa igual.

En ese sentido precisó que ni el narcotráfico ni la violencia vivida en el puerto de Acapulco, donde la líder de la Concanaco cuenta con una sucursal de un hotel, han causado tanto daño al sector empresarial como el desinterés gubernamental.

Por su parte, el secretario de Gobierno, Eduardo Ramírez Aguilar, informó que en la quincena comprendida del 15 al 30 de agosto fueron 28 mil maestros a los que se les suspendió el pago por no presentarse a trabajar, en tanto 12 mil más recibieron descuentos de uno a tres días por inasistencias, además de que hasta el día de hoy van mil 200 docentes reemplazados.

Asimismo, aseguró que el abastecimiento de gasolina en Tuxtla Gutiérrez está garantizado a través de pipas que se traen del estado de Veracruz, por lo que reiteró su llamado a no hacer compras de pánico para no caer en desabasto innecesario.

El encargado de la política interna de Chiapas también se refirió a la demanda interpuesta por Petróleos Mexicanos, asegurando que corresponde primero actuar a la Procuraduría General de la República para determinar lo conducente al gobierno del estado.