• Regístrate
Estás leyendo: Huicholes, curanderos por tradición
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 08:16 Hoy

Huicholes, curanderos por tradición

Albino Ramírez Navarrete, ha preservado las costumbres de sus antepasados durante 30 años, sanando a las personas de las enfermedades que las asolan.

Publicidad
Publicidad

Alberto Robledo

Sana gente por tradición, con conocimientos que no se obtienen en ninguna escuela, sino de generación en generación.

Albino Ramírez Navarrete, es un curandero Huichol que durante 30 años ha preservado las costumbres de sus antepasados, sanando a las personas de las enfermedades que las asolan a través de diferentes tipos de rituales.

“Mi trabajo es hacer la limpia a quien está enfermo, y esa es la tradición que tenemos nosotros. Soy curandero indígena y en el trabajo que tengo nadie me capacitó, así viene mi creencia y sólo así empieza, ya el Dios lo dejó así por eso”, expuso el curandero.

Es oriundo de Huazamota, Durango, pero trabaja lo mismo ahí que en Nayarit y en Jalisco. Para iniciarse como tal, contó Ramírez Navarrete, es necesario viajar a Real de Catorce, en San Luis Potosí, donde hace su primera limpia.[OBJECT]

TE RECOMENDAMOS: Los horizontes desde los ojos cansinos de los Cardencheros

El curandero Huichol, explicó que luego de la limpia que se hace al enfermo, este tiene que hacer un ritual para cumplir con su compromiso con Dios, y así ser sanado: Por la noche tiene que velar, encender una vela y sacrificar a un venado o borrego, lo que se tiene que hacer en alguno de los diversos puntos que existen alrededor del país como San Blas, Nayarit, Real de Catorce, San Luis, Cerro Gordo, Durango, Lagunas Chapanas, entre otros, “ahí tiene uno que cumplir, donde le pides, esa es la costumbre que nosotros tenemos”.

“A mí me hablan cuando una persona está enferma, van a mi casa y ahí le hago trabajo, en la noche o en el día, no tenemos horario nosotros, es trabajo permanente. Si alguien está enfermo, me lo dice durante el sueño, o ya viéndolo ahí puede ver uno qué enfermedad tiene y ya uno puede decir si se va a aliviar. Si ya está enfermo y Dios lo quiere recoger, es cuando le puedes decir que no se va a aliviar, porque ya está por salir”, detalló Ramírez Navarrete.

Los Huicholes, conocidos también como “wirrárika”, habitan en la Sierra Madre Occidental, en donde convergen los estados de Durango, Nayarit y Zacatecas.





cfg

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.